Toni Nadal: “Nunca me hubiese imaginado que ganaría once veces aquí”

Toni Nadal: “Nunca me hubiese imaginado que ganaría once veces aquí”

Después de que su sobrino consiguiera el título de Roland Garros por undécima vez, Toni Nadal dialogó con la prensa manifestando sus emociones. Por Matías Romero.

Al hablar de los logros de Rafael Nadal, el mejor tenista de la historia sobre polvo de ladrillo, nadie puede dejar de destacar la importancia que tuvo su tío y exentrenador, Toni Nadal, quien se acercó para ver jugar al actual número uno del mundo.

Toni hizo hincapié en su visión previa a la final ante Dominic Thiem en el torneo parisino: “Antes de salir he dicho que íbamos a ganar en tres sets. Siendo entrenador no lo hubiera dicho, pero siendo tío, pues yo me creía que ganaría, al final para Thiem no es fácil. Sabe que hay un gran salto de ganar Roland Garros o no, era su primera final ante un rival muy difícil”. Además, agregó: “Con todos los respetos, Thiem tenía que jugar muy bien para ganar la final”.

Luego, con total sinceridad, expresó: “No me hubiese imaginado nunca que él ganaría once veces aquí. Me parece increíble. Recuerdo cuando ganó por primera vez, alguien de la federación me dijo “le veremos ganar muchas veces por aquí”. Pensé en que iba a hacerlo, pero once veces es una barbaridad”.

Con esperanza de cara a lo que viene, declaró: “Al final lo que vale es ganar. No importa en cuantos sets fue, solo importa la victoria. El nivel de Rafael ha sido muy alto en estas semanas. Ojalá lo repita el año que viene”.

En forma de análisis, sintetizó: “El partido estaba muy igualado en el primer set. Thiem tuvo un mal juego en el 5-4, y se le escapó el set. A partir de ahí, las cosas cambiaron y Rafael se mostró muy superior. Con Del Potro pasó algo similar”.

En el tercer set, Rafael Nadal sufrió una molestia en sus dedos que alertaron a todos los espectadores que se acercaron al Philippe Chatrier: “Hubiese sido una tragedia perder por la molestia en el brazo. El partido estaba totalmente encaminado, pero en un momento nos dijo que no podía cerrar la mano, que tenía un calambre. Quizás se ha puesto el vendaje un poco fuerte por lo que no le llegaba bien la sangre. Es normal, cuando estás muy cerca de una victoria y se te escapa, la sensación es terrible”.

Para concluir, aclaró el porqué de su visita: “Vine para ver un par de partidos en el fin de semana anterior, luego me decidí porque valía la pena verlo jugar. Una final si eres familiar del que juega, no puedes vivirla relajado. Sé lo que se jugaba mi sobrino aquí: ganar 17 títulos de Grand Slam’ y seguir siendo el número uno”.

CATEGORIES
TAGS
Share This