El editorial de Ubaldo: Rafa Nadal gritó 11 veces campeón

El editorial de Ubaldo: Rafa Nadal gritó 11 veces campeón

Foto: Ubitennis/Roberto Dell’Olivo

Fue una vez más, para la undécima al final, un Rafa Nadal imperial, fenomenal, brutal, especial, sensacional, infernal, excepcional, descomunal, triunfal. Y la undécima casi irreal. Pero también definitivamente, inevitablemente, fue la conclusión más… natural. Desde París, Ubaldo Scanagatta, traducida por Javier Ayala.

Once finales sin perder una. Nunca arrastrado al quinto set, en 6 finales concedió un set, en otras 5 ni siquiera eso. También ayer contra el imparable austriaco Dominic Thiem que también intentó hasta el final, el campeón de Manacor, casi no tenía 32 años, ganó en 3 sets. Un puntaje descendente y de desarme: 64 63 62. El año pasado en semis, Thiem había perdido 63 64 60, dos juegos menos. 4 veces Federer, 2 veces Djokovic, 1 vez Puerta, Soderling, Ferrer y hace un año Wawrinka (62 63 61) todos tuvieron que rendirse al rey tirano.

Thiem, un joven de grandes esperanzas con sus 24 años y 9 meses, había anunciado, “Tengo un plan para vencer a Rafa” y dado que en las últimas 3 veces lo había logrado, pudo engañarse a sí mismo. Pero cuando ingresó al campo, inmediatamente perdió los primeros seis puntos, ocho de los primeros nueve y el servicio.

A partir de entonces, fue solo una búsqueda sin esperanza. Ya no vio a Rafa ni siquiera en las rectas. Solo una vez quebró el servicio, pero en 5-4 fue él quien se lo dio nuevamente. Y en el segundo set nuevamente comenzó mal, 0-3. La misión que se anunció como imposible se confirmó pronto como tal. El Chatrier que será demolido mañana y hoy serán literalmente destruidos para construir una nueva planta con un techo (que no, sin embargo, vamos a ver antes de 2020) – y la federación francesa ha distribuido cascos blancos a todos los periodistas- por otro lado, era la fortaleza más inexpugnable, con sus 7 metros de distancia, para Rafa Nadal quien también ganó este título n.11 a 20 años del único Slam que ganó su entrenador Carlos Moya. No es Roma o Madrid donde Thiem derrotó a Nadal.

Para Rafa es el 17° Slam. Son 3 menos que los 20 de Roger Federer que habría regresado al No. 1 si Rafa hubiera perdido ayer. Pero al suizo le hará bien en el próximo torneo de Stuttgart, donde hace un año perdió ante el debut de Haas, para volver al trono. “Para mí perseguir a Federer no es una obsesión”, explicó Rafa. “Estoy abrumado por mi carrera, por lo que he hecho. Me considero muy afortunado. No me gusta ver si los otros son mejores, si han ganado más, si tienen una casa más grande… Estoy contento conmigo y suficiente… Tengo la ambición de siempre hacerlo mejor, progresar y continuaré jugando hasta que lo crea para poder hacerlo”.

Lo mejor Nadal es inmejorable en la tierra roja porque, aunque todos se han centrado siempre en sus cualidades físicas y en los aspectos de zurdo, los aspectos más perceptibles de manera inmediata, tiene en el brazo una gran fuerza que le permite tirar muy fuerte y de larga distancia, incluso desde lejos, incluso si su parte del campo se extiende por 5 o 6 metros. Hasta hace unos años, Rafa esperaba servicios a 3 metros y 24 de promedio sobre la línea de base. Ahora está a 4 m y 57. Pero, sabiendo que no soy una verdadera reunión, se las arregla para tirar duro y darse el tiempo de acercarse a la línea, mientras que al mismo tiempo tira atrás a sus oponentes y comenzar a moler con su derecha. Cualquiera que esté parado frente a él termina haciendo el limpiaparabrisas.

Pero al analizar todas estas características extraordinarias, quizás Thiem se las arregle como hasta ahora, y de hecho es el segundo jugador de tenis en el mundo en la tierra roja, sería un

error descuidar la inteligencia táctica de Rafa. Nunca hace una elección incorrecta. Es el más fuerte de todos. Aquí sólo perdió un partido con Soderling en 2009 y otro con Djokovic en 2015. En la distancia de tres de cada cinco el gano – en todas partes de la “roja” – 111 al 113. Uno se pregunta ahora solo cuando el rey de Manacor quiere abdicar, sin dominar de manera casi embarazosa a todos sus adversarios, jóvenes y mayores… Rafa XI es “El rey de Paris”

CATEGORIES
TAGS
Share This