Connect with us

Primera plana

Rafael Nadal: “Pensaba que a los 32 años ya estaría retirado”

Published

on

Una vez consumado el titulo Nº11 en el polvo de ladrillo de Roland Garros, el español se tomara unos días para descansar para volver al ruedo en la catedral del tenis mundial, en Wimbledon. Por Javier Ayala.

Once títulos seguidos en un mismo torneo no es algo que ocurra muy seguido, pero Rafael Nadal lo consiguió y no solo en un torneo, sino en tres. El último domingo se quedó con el trofeo en el estadio Philippe Chatrier, el cual ya tendría que cambiar su nombre por el de la leyenda viva.

¿Qué queda del jugador que ganó por primera vez en 2005 sin ser muy consciente de la importancia que tendría Roland Garros en su carrera?
De la importancia que tenía el torneo era plenamente consciente. De lo que no podía ser consciente es de lo que iba a pasar en el futuro. El futuro es impredecible y no lo puedo controlar. ‘¿Qué queda de aquel Rafa?’ Soy la misma persona, con un poquito menos de energía en algunos momentos y con un poquito más de conocimiento general del mundo y un poquito más viejo desgraciadamente.

Sus otros tres compañeros en el ‘Big Four’, díganse Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray, tienen mujer e hijos y ya han dejado claro que esa es su prioridad. ¿Usted es el que mantiene hoy un mayor compromiso con el mundo del tenis?
No, yo mantengo un compromiso con lo que me hace feliz. Mi vida me lleva a vivir las cosas de una forma o hacer las cosas de una manera o de otra. Yo también tengo una pareja y no soy sólo yo el que decide las cosas. Hay que adaptarse a las situaciones que van ocurriendo. Yo mantengo el compromiso con el tenis, sí, y con mi felicidad. Yo disfruto de lo que me gusta tanto en el tenis como fuera del tenis. ‘¿Tener familia?’ No sé, las cosas no son tan fáciles de prever. Yo, a esta edad, pensaba que ya estaría retirado y formaría una familia. A mí modo de pensar veo una familia más estructurada con una vida más estable y eso es lo que a mí me hubiera gustado. Los años van pasando pero depende de lo que ocurra con mi tenis y con mi carrera llegará un momento en que habrá que tomar una decisión y cuando llegue, llegará, y sin ningún tipo de estrés. Son cosas naturales que van pasando en la vida.

Usted está cansado de recibir grandes alabanzas y es el primero que siempre toca de pies en el suelo en el análisis. ¿Pero cómo le explica a la gente que no es un súper hombre alguien que gana 11 veces en Roland Garros?
Yo diría que soy una persona normal y corriente que ha hecho algo difícil o muy difícil. Esta es la realidad. Las cosas suceden y suceden desde el día a día. En la mayoría de los partidos que he salido a jugar aquí en París, he salido pensando que se podía ganar y que se podía perder. Y esta es la verdad. He ganado 86 partidos de los 88 que he jugado. Quizás en 75 de ellos, he salido a la pista pensando que podía ganar o que podía perder. Creo que esta es una de las bases del éxito.

¿Tuvo tiempo de mirar la cantidad de mensajes que le han llegado al móvil? ¿Alguno de ellos era de Roger Federer?
No he mirado ninguno. He tenido horas de trabajo el domingo después de la final. Llegué a la cena sobre las once y algo de la noche. Allí, evidentemente, había familia, amigos, equipo, y atendí a la gente que estaba ahí conmigo. No podía estar pendiente del móvil. Supongo que a partir del miércoles, que estaré un poco más tranquilo, empezaré a mirar todo y a intentar contestar a todo el mundo.

Usted comentó el otro día que a nivel personal creía que se debería volver a votar en España. ¿Cree que eso puede romper el consenso unánime favorable hacia su persona que tiene en todo el país?
No, porque las cosas unánimes no pasan. No existen. Dicho esto, es que yo cuando he hablado fuera de lo que es el tenis, primero yo soy un ciudadano, segundo soy persona, tercero me preocupa lo que ocurre en el país en el que yo vivo. Me preocupo por mí, por la gente a la que quiero y por la gente a la que no conozco. Al final estamos en una sociedad en la que cuanto mejor funcione el país más felices seremos todos. Soy un ciudadano que está implicado en que las cosas vayan de la mejor manera posible. Si yo dijera una barbaridad, quizá entiendo que hubiera una fractura con mi opinión. Con lo que yo dije, cualquier persona que no sea radical de nada, no puede fracturar nada. Yo simplemente di una opinión desde el máximo respeto y desde la humildad de no dedicarme a eso. Di una opinión personal de lo que creía que podía ser mejor. Lo dije porque hubo un cambio de gobierno pero sinceramente lo hubiera dicho cinco días antes de saber que había cambio de gobierno. Es que en España habían pasado tantas cosas que quizás era el momento de volver a votar porque al final han sido dos años y medio o tres muy duros para nuestro país en los que han pasado muchísimas cosas. La realidad es que no son fáciles para nadie, ni para los ciudadanos ni para los políticos. Las cosas han sido complicadas y di una opinión. Ni pedí, ni exigí, ni nada de eso. Dije lo que a mí me gustaría. Si una persona me dice que está encantada de que Cataluña sea independiente pues yo no le voy a decir que es un desgraciado por ello. Yo respeto la opinión pero no la comparto. Yo di una opinión pero no radical y desde el respeto. Hay gente que es radical, que no entiende la opinión que no va acorde con la suya y es una pena porque estamos en un país democrático en el que cada uno debería tener una libertad de expresión desde el respeto y desde el aportar. Hay gente que es radical y normalmente eso es malo para la sociedad.

Usted ha mantenido rivalidades históricas con Federer, con Djokovic, con Murray… Ahora parece que empieza otras con Sascha Zverev y con Dominic Thiem.
Me es difícil pensar en rivalidades con jugadores que tienen 10 u 11 años menos que yo. Son rivalidades totalmente diferentes porque no hemos crecido ni hemos hecho nuestra carrera juntos ni la vamos a hacer. Ellos son de generaciones que se unen y que se cruzan pero al final nunca podrá ser una rivalidad como las demás. En todo caso la rivalidad la tienen que hacer entre ellos si consiguen estar muchas veces en las finales de los torneos importantes. Yo ya tengo y he tenido mis rivalidades y las he disfrutado y las he sufrido.

¿Cómo se maneja la presión de llegar cada año a Roland Garros y sentir que todo el mundo le considera como el único favorito?
Es que cuando yo llego aquí tampoco me preocupo mucho de lo que todo el mundo crea o no crea. Yo pienso en lo que creo yo y en lo que está alrededor mío. Yo salto a la pista a hacerlo lo
mejor posible desde el primer día y voy día a día. Es verdad que es el torneo más importante para mí pero no lo voy a ganar siempre y yo no puedo pensar en lo que piensen los demás sino en estar preparado para dar el mejor nivel posible y, después, soy consciente que si eso ocurre, tendré mis posibilidades.

¿Una de las claves de su renovado éxito ha sido la mejoría en su golpe de revés?
Creo que el revés hace tiempo que lo he mejorado, no es algo nuevo. Aunque no creo que Roland Garros haya sido mi mejor torneo en este aspecto. He terminado bien, eso sí, en cuartos, semifinales y final. Pero la primera semana no jugué bien de revés. Quizá ha sido el torneo de tierra que peor he estado de revés pero en general sí que me ha aportado que la pista se hace mucho más grande para los demás aún porque si consigo abrir con mi derecha al revés del rival después si tengo la otra para abrir con el revés a la derecha del rival la pista se vuelve muy grande y se me abren muchas más posibilidades. En los últimos tiempos hemos entrenado muchas veces dos contra uno. Me ha ayudado a coger más direcciones y tener más confianza cuando los hago. Se ha trabajado de una manera diferente pero este año lo he trabajado muy poco con los problemas que tuve en la rodilla y después con lo del psoas la posibilidad de entrenar ha sido prácticamente nula. El trabajo, en todo caso, estaba hecho de atrás. Me gustaría poder entrenarlo un poquito más.

Era la primera vez que Carlos Moyá ejercía de primer entrenador y también la primera vez que Toni acudía como tío. ¿Cómo lo vivió desde la pista?
El equipo no es nada nuevo para mí, es el de siempre. Carlos lleva tiempo conmigo. Estoy feliz con el equipo que tengo y lo demuestra que prácticamente llevamos toda la vida juntos. Yo en mi vida no he echado a nadie. Que Toni haya estado bien, sentir el apoyo de alguien que es familia y quizá el que me conoce más de todos dentro de una pista de tenis. Fue bonito que estuviera en la final. Momento bonito para todos. Yo he pasado momentos difíciles y quizás, sin el apoyo de todos ellos, estaría retirado.

Al mundo del tenis le ha sorprendido que usted y Federer hayan ganado los últimos seis ‘Grand Slam’.
Sí que me ha sorprendido porque en 2017 yo llevaba dos años sin ganar y él creo que no ganaba un gran título desde 2012. Claro que sorprende porque estamos en una edad avanzada. Cuando llevas tanto tiempo sin ganar no sabes si volverás a hacerlo algún día.

¿Se ve más cerca de plantearse llegar a los 20 grandes del suizo?
Claro que me gustaría tener 20 como Federer o más pero ahora no está en mi cabeza. 17 es un número increíble. Quiero disfrutar del momento. No puedo pensar en ganar más. No me puedo volver loco con eso. No te puedes volver loco si alguien tiene más títulos, más dinero, más casas…

¿Cuándo pisará la hierba?
No puedo pensar cuándo va a ser el primer entrenamiento porque he jugado casi todos los partidos posibles en tierra. El año pasado pensaba que podía llegar lejos en Wimbledon. La decisión será la mejor para mi cuerpo.

Challengers

Christian Garín, el chileno de gran presente en el circuito

Damián Tiscornia

Published

on

El tenista chileno atraviesa por un gran momento deportivo y esta semana quedó en las puertas de meterse por primera vez en su carrera entre los cien mejores del ránking. Conocé más sobre él en este artículo. Por Damián Tiscornia.

El chileno Christian Garín esta semana quedó en las puertas de meterse por primera vez en sucarrera deportiva entre los cien mejores del ránking, ubicándose en el puesto 102 del escalafón. El jugador entrenado por Horacio Matta consiguió tal logro tras consagrarse campeón del Challenger de Santo Domingo y ganar de esta manera su segundo torneo de manera consecutiva.
Nacido el 30 de mayo de 1996 en Santiago de Chile, Garín comenzó a jugar tenis a los cinco años con su padre Sergio, que al igual que su madre Ana es ingeniero. Diestro y con un revés a dos manos, creció teniendo como ídolos al español Carlos Moyá y al suizo Roger Federer, a quien nunca enfrentó hasta el momento.
Su superficie preferida es la cancha dura; quizás esa sea una de las razones que expliquen por qué pudo consagrarse campeón del Challenger de Santo Domingo, torneo que disputó sobre esa misma superficie y repartió 125.000 dólares en premios. Pero, de todas formas, su gran presente deportivo también influyó para que eso sucediera, dado que la semana anterior se había quedado con el Challenger de Campiñas, un torneo que se disputa sobre polvo de ladrillo en suelo brasileño.
Los Challenger de Campiñas y Santo Domingo no fueron dos torneos aislados para este jugador que es amante de la NBA y entrenó durante un tiempo en la academia de Rafael Nadal, dado que unas semanas atrás también llegó a la final del Challenger de Como, perdiendo ante el local Salvatore Caruso en dos sets.
Los muy buenos resultados que está consiguiendo en este segundo semestre provocarán que el próximo año sea un animador del circuito ATP, en donde esta temporada, que culmina en pocas semanas, jugó alguna qualy. Perdió en primera ronda en la qualy de Roland Garros y del Abierto de los Estados Unidos y en segunda en el ATP 250 de Bastad. Pero, sin lugar a dudas, su mejor participación estuvo en Wimbledon, donde pudo disputar el cuadro principal, aunque perdió en primera ronda ante el francés Adrian Mannarino.
El gran presente deportivo por el que atraviesa provocará, además, que sea junto a Nicolás Jerry una de las figuras que intentará devolver a Chile a los primeros planos del tenis mundial, en un país que está atravesando por un recambio generacional desde hace un tiempo a esta parte y que exige buenos resultados por la historia que tiene.

Continue Reading

ATP

Borna Coric, el croata que dio la sorpresa en Shanghai

Damián Tiscornia

Published

on

El jugador nacido en Zagreb, una de las grandes promesas que tiene el tenis croata en el circuito ATP, dio la gran sorpresa hoy en Shanghai al derrotar al suizo Roger Federer. Conocé más sobre él en este artículo. Por Damián Tiscornia.

Nueva Generación. Ese es el nombre con el cual la ATP denominó mediáticamente a la nueva camada de jugadores jóvenes que se van ganando un lugar importante en el circuito gracias a los buenos rendimientos y resultados que han obtenido. Son varios los jugadores que han surgido en los últimos meses, dando muestras claras que la renovación estará en buenas manos. Uno de ellos es el croata Borna Coric.
Nacido el 14 de noviembre de 1996 en Zagreb, este jugador diestro que tiene un revés a dos manos comenzó a jugar al tenis a los cinco años con su padre Damir. Profesional desde el 2013, Coric será una de las principales piezas de renovación del tenis croata, en un país que tiene a Ivo Karlovic dando sus últimos pasos con 39 años y que cuenta con el talento de Marin Cilic como principal figura para llevar adelante esa renovación.
Sin lugar a dudas, el 2013 fue uno de sus mejores años como tenista. Además de comenzar su carrera como profesional tuvo muy buenos resultados como junior en los Grand Slams: llegó a las semifinales en el Australian Open y en Roland Garros, a cuartos de final en Wimbledon y se consagró campeón en el Abierto de los Estados Unidos, tras ganarle 3-6, 6-3 y 6-1 al australiano Thanasi Kakkanakis en la final.
Ya en el 2014 comenzó a conseguir sus primeros grandes resultados en el circuito. En el ATP 250 de Umag, su torneo preferido y que se disputa en su país natal, llegó a los cuartos de final del torneo. Semanas después llegó por primera vez a las semifinales de un ATP 500 en Basilea, torneo en el que dejó por el camino al letón Ernest Gulbis y a Rafael Nadal, a quien en el 2016 volvió a derrotar en Cincinatti y ya le ganó en dos oportunidades.
Pese a su corta edad, este joven que en su infancia tuvo como ídolos a Goran Ivanisevich y Rafael Nadal ya disputó cuatro finales en el circuito ATP; dos de ellas sobre polvo de ladrillo. Perdió dos (en Chennai y Marrakech, ambas en 2016), en 2017 se tomó revancha en el torneo marroquí y este año se consagró campeón en el ATP de Halle, torneo en el que venció en la final a Roger Federer.
Al suizo parece haberle encontrado la receta para derrotarlo, dado que en la mañana de hoy lo venció por un doble 6-4 en una de las semifinales del Master 1000 de Shanghai, lo que le posibilitó clasificarse a su primer final en un Master 1000. “No puedo estar en estos momentos más feliz. Esta victoria es sin duda de las mejores que he cosechado como profesional. Si no es la primera tiene que ser la segunda o como mucho la tercera. Es realmente especial alcanzar una final de Masters 1000 y hacerlo derrotando a una leyenda del tenis como es Roger lo es aún más”, dijo el croata luego del partido.
El serbio Novak Djokovic será el último escollo que una de las grandes promesas del tenis mundial tendrá para redondear un gran torneo, un torneo en el que supo dejar por el camino al suizo Stanislas Wawrinka y al argentino Juan Martín Del Potro, a quien lo benefició su retiro. ¿Podrá ganar su primer Master 1000? Las condiciones y la confianza la tiene…

Continue Reading

Masters 1000

Novak Djokovic recurrió a su mejor versión para vender a Kevin Anderson

Published

on

El serbio sigue ganando y la víctima fue el sudafricano, con parciales de 7-6(1) y 6-3 se instaló en la semifinal del Masters 1000 de Shanghái. Por Javier Ayala.

Parece que nada puede detener el andar del serbio, que después de perder en Roland Garros era una catarata de desilusiones a este presente que lo tiene a tiro de alcanzar la cima del ranking mundial.

Con un primer set muy disputado en donde el serbio tuvo que levantar un punto de set, Nole saco a relucir todo su talento para sacar adelante el partido.

“Ha mejorado mucho y se ha establecido como un jugador de primer nivel. Definitivamente va a ser un partido cerrado. Creo que, bastante similar en estilo. Kevin es un gran servidor, un gran golpeador desde el fondo de la cancha, realmente agresivo, alto. Sascha es similar a eso. En este tipo de condiciones, todo sucede tan rápido que sé que, en cierto modo, estaré alerta y muy concentrado desde el primer momento. Lo he hecho hoy. Pensé que estaba bien, y esa fue probablemente una de las claves del partido”, comentó el número 3 del mundo en relación al partido por un lugar en la final frente al alemán Alexander Zverev.

Una de las claves para el próximo encuentro será el servicio de Nole, el cual el que cree que está sobrevalorado pero que lo ayuda mucho, “No necesito tener demasiados puntos en mi servicio. Sé que creo que es una parte de mi juego que está subvalorada de alguna manera. Pero eso me ayuda, obviamente, cuando necesito jugar con el segundo servicio. Las condiciones son muy rápidas, mantener el servicio cómodamente es probablemente la clave”.

Novak está muy cerca del número uno del mundo, en caso de ganar el torneo quedaría a tan solo 215 puntos de Rafael y no defiende nada en lo que resta de la temporada. Aunque primero deberá pasar el duro escollo de tener al menor jugador de la nueva generación del otro lado de la red.

Continue Reading

Tendencias