Rafa Nadal avanza a cuarta ronda y se asegura el número uno

Rafa Nadal avanza a cuarta ronda y se asegura el número uno

Rafael Nadal seguirá como número uno del mundo, aún si no logra pasar a la siguiente ronda en Wimbledon. El español derrotó al australiano Álex De Minaur en tres sets por 6,-1, 6-2 y 6-4) y en octavos de final se enfrentará al ganador del encuentro entre el italiano Fabio Fognini y el checo Jiri Vesely. Por Diego De Mizrahi.

El mallorquín se clasificó para los octavos de final mostrando un mejor nivel que en sus anteriores dos encuentros y castigó la inexperiencia del joven australiano, que aprendió su primera lección de tenis en un Grand Slam.

El joven de 19 años comenzó entusiasmado ante el inmenso reto, acompañando su juego de algunos golpes, pero su ilusión se pinchó muy pronto, en el cuarto juego. El mallorquín rompió el saque de su rival pese a la resistencia del australiano, que salvó cuatro bolas de break pero la quinta fue la vencida.

El tenis del mallorquín apenas mostró fisuras y no dejó mostrar el talento de De Minaur y castigar su poca experiencia. El jugador de origen oceánico pero de madre española, se vio sin recursos cuando sus segundos saques al revés de Nadal eran respondidos. No encontró respuesta a este escenario el jugador que vive en Alicante y se hundió, cediendo por segunda vez su saque, esta vez con claridad, y dejando en bandeja el primer set a su rival

Pese a la falta de consistencia, el australiano volvió a exhibir sus mejores golpes en la reanudación de la segunda manga. Mantuvo sus dos primeros saques con solvencia aunque no fue bastante para minar la resistencia de un Nadal soberbio, más entonado que en sus dos primeros encuentros en el All England Club.

El número uno del mundo volvió a acelerar sus golpes, mostrando un gran abanico de recursos, para volver a poner en aprietos a un De Minaur que volvió a desinflarse cuando sus golpes no surtían efecto. En el quinto juego, salvó una primera bola de break gracias a un golpe profundo que botó mal y sorprendió al español. Pero la alegría duró poco y claudicó.

Ese punto fue el despegue definitivo de Nadal en el encuentro, que ya no ofreció la más mínima esperanza a De Minaur. El balear encadenó tres juegos consecutivos para cerrar el set. El revés cortado, la derecha cruzada y paralela funcionaron como un reloj en el tenis de Nadal. Sus golpes buscaban las líneas con la misma precisión que las agujas marcan las horas.

Del mismo modo que en el inicio de los dos sets anteriores, De Minaur mostró su competitividad, defendiendo con buenos puntos sus dos primeros saques. Pero una vez más quedó demostrado que con su actual tenis no tiene suficientes armas para plantar cara Nadal.

El mallorquín puso a prueba al australiano con cinco golpes de revés cortado, examinando la capacidad de su rival para ganar el punto y el oceánico fracasó. Incapaz de agrietar el muro edificado por el balear, De Minaur mandó la bola fuera y acabó por perder el servicio.

Pese al golpe, De Minaur mantuvo la compostura hasta que las matemáticas lo8 condenaron. Nadal tuvo que mantener su gran tenis ante un jugador que siguió corriendo a pesar de estar condenado a la derrota, al más puro estilo de su entrenador, Lleyton Hewitt.

Por su parte, el español, que subió el nivel y busca su tercera corona en Londres y espera rival para la siguiente ronda de Wimbledon, donde se enfrentará al ganador del partido entre Jiri Vesely y Fabio Fognini.

CATEGORIES
TAGS
Share This