Connect with us

SLAM

Editorial de Ubaldo: Djokovic vs Nadal, la mejor final luego de la derrota de Federer

Published

on

Será el primer partido en dos años y medio entre el número 1 del mundo y el número dos de la ATP. Un récord que Federer no podrá batir. 27 a 25, el historial entre Djokovic y Nadal, el último encuentro fue en Wimbledon y el más destacado uno que duró 5 horas y 53 minutos aquí en Australia. Desde Melbourne, Ubaldo Scanagatta, traducido por Javier Ayala.

Nunca nos cansamos de ver jugar a los mejores. Y no hay duda de que los fabulosos cuatro fueron los mejores de esta era que se remonta al primer Wimbledon ganado por Roger Federer en 2003. Desde entonces, ellos han ganado casi todos los Slams, con muy pocas excepciones.

No repetiré cuántos Slams han ganado cada uno de los fabulosos, sino su total de 54 Slams. Este domingo por la noche serán 55, porque o Rafa Nadal habrá ganado su Slam n.18 o Nole Djokovic habrá ganado su Slam n.15. En el primer caso, Nadal finalmente conquistará un récord que Roger Federer no puede presumiblemente vencer: el doble Slam, que habrá triunfado al menos dos veces en cada una de las cuatro Grandes Ligas.

No creo que sea posible que Roger, incluso si dice que quiere volver a jugar en arcilla y luego a Roland Garros, “he perdido los últimos dos años”, logre ganar el Abierto de Francia por segunda vez, ganó solo una vez en 2009 cuando Robin Soderling le hizo el gran favor de eliminar a Rafa Nadal.

Si por el contrario, Nole Djokovic triunfara, sería la séptima vez aquí en Melbourne y esto también se convertiría en un récord difícil de alcanzar para cualquiera.

Sin embargo, al final, podemos escribir que este primer Slam de 2019 sancionó que la vieja guardia no quiere abdicar, es cualquier cosa menos establecida.

De hecho, la facilidad con la que Nadal se libró de Tsitsipas (y antes de De Minaur y Tiafoe) y con la que Djokovic envió a su casa a Pouille dice que incluso para la Próxima Generación no lo son ni lo serán pronto. Rosas y flores.

En París, si no tiene problemas físicos, Nadal siempre será el gran favorito de un duodécimo Roland Garros. Será difícil descartar a Wimbledon la hipótesis de un favorito Federer o Djokovic (y también Nadal, eh: no olvide que el año pasado Djokovic lo derrotó en la semifinal solo 10-8 en el quinto), en resumen, o Zverev si decide finalmente adivinar un Slam, o Tsitsipas demuestra haber absorbido el golpe a la lección causada por Nadal, o puede que tenga que esperar hasta 2020 antes de ver una Next-Gen en triunfo ante un Major, incluso si en Nueva York, Roger ya haya cumplido 38, Rafa el 33, Nole el 32. Hablé sobre un riesgo, pero no sería un riesgo que la gente quisiera evitar. En efecto. Todos somos muy aficionados a estos campeones que han ganado más de una cuarta parte de todos los Open Slams. Quién es fanático de Roger, quién de Rafa, quién de Nole, son sus grandes rivalidades que han impresionado estos últimos 15 años de gran tenis.

Existe el temor de que con su retiro de la actividad competitiva pueda reducir el interés mundial en el tenis. Y cómo. Aunque los ciclos de grandes rivalidades siempre han estado allí, en los setenta y ochenta Borg, Connors, Vilas, Mc Enroe y Lendl, pero también Wilander y Noah, a fines de esa década, Edberg y Becker con la intrusión de Stich, entonces en la década de los noventa, el cuarteto estadounidense formado por Sampras, Agassi, Chang y Courier, al final del tercer milenio, el paréntesis australiano con Hewitt, Kuerten, Safin, Kafelnikov, Ivanisevic, Nalbandian (espero no olvidar a nadie) antes de la llegada de Federer y de los otros tres fabulosos.

Sin embargo, los Cuatro Fabulosos solo han dejado migajas a todos los demás, a los Wawrinka, a del Potro, a Cilic, cinco Slams en total. ¿Olvidé a alguien?

El Roland Garros 2016 fue el último Slam en el que en la final estuvieron frente al No. 1 del mundo, Djokovic y al No. 2 Andy Murray, quien, aunque perdiera ese duelo, cerraría el año. n.1, ganando Wimbledon y las Finales Atp después de un duelo a muerte con Djokovic.

Ahora aquí está el desafío eterno entre Nadal y Djokovic, n. 53. Nole lidera 27 a 25 y considera que su plan de estudios diferente sobre el cemento australiano debería considerarse favorito, aunque el Nadal visto con Tsitsipas ha aparecido en forma extraordinaria.

Su último duelo fue el que ganó Djokovic en la semifinal de Wimbledon, que duró dos días (10-8 en el quinto) con la famosa querella en el techo cerrado que hubiera favorecido a Nole y que Nadal no hubiera querido.

Nadal ganó todos sus partidos caminando, sin perder un set. Djokovic, al menos uno sufrio, tuvo que lidiar con Medvedev, quien lo puso a prueba durante cuatro sets. Tal vez sea una ventaja para Djokovic haber sufrido al menos un partido…

También Djokovic al final contra un Pouille, que ni siquiera jugó mal, dominó la semifinal de una manera impresionante.

Por segundo año consecutivo, las semifinales del Abierto de Australia fueron extremadamente decepcionantes y olvidables. Hace un año, Cilic dominó a Edmund 62 76 62 y Federer permaneció en el campo solo 62 minutos porque en 61 52 para él, el coreano Chung tuvo que abandonar el campo. Este año la semifinal de Nadal-Tsitsipas duró 1h y 46m, la de Djokovic con Pouille 1h y 23m. Un tormento. En 84, Wilander venció al sudafricano y luego lo transplantó en Florida. ¡Johan Kriek 61 60 62 sobre la hierba de Kooyong en 63 minutos! Kriek había ganado las ediciones de un Abierto de Australia menor en el ’81 y ’82 (nuevamente en el estadounidense Steve Denton).

Hace un año, la final entre Federer y Cilic requería 5 sets, pero nunca fue demasiado incierta. Este año promete ser más, porque incluso si no puedes repetir el de 2012 que duró 5 horas y 53 minutos (francamente no lo deseamos…) los dos juegan de tal manera que imaginen que uno domina al otro.

En un minireferendum hecho en la sala de prensa esta noche, excluyendo a españoles y serbios, se descubrió que, en un número mayor, aquellos que desean la victoria de Nadal, pero son más numerosos los que creen que será Djokovic para ganar nuevamente aquí.

Como escribí en los últimos días, siguiendo el ejemplo de Nadal, aquí Rafa no tuvo demasiada suerte: jugó cuatro finales, pero ganó solo una, la de 2009, cuando parecía que después de un maratón de más de 4 horas con Verdasco era casi imposible Que le gane a Federer en la final.

En la final sin fin de 2012 con Djokovic, lleno de giros y con el marcador en continuo swing, parecía que podía salir en muchos momentos. Pero Djokovic finalmente consiguió lo mejor.

Entonces Rafa saltó la de 2013, lesionado. Mientras que en 2014 había ganado el primer set con Wawrinka cuando estiró su abdomen. Después de eso hubo, entre una primera ronda conectada nuevamente a una situación física en 2016 y la final perdida en 2017 con Federer (durante la cual lideró 3-1 en el quinto, pero perdió 5 juegos seguidos, uno en de manera especialmente delicada).

Mirando a Djokovic aquí seis veces, lo suficiente como para pensar que su primer triunfo se remonta a 11 años, cuando en la final venció a Jo Wilfried Tsonga. Luego hubo el triplete consecutivo 2011-2013, dos victorias sobre Murray intercaladas con la de Nadal ya mencionada. Así que la victoria doble de 2015-2016 sobre su víctima favorita en Melbourne, Andy Murray, aquí, el finalista venció cinco veces.

Dos palabras sobre la final de mujeres… ya las escribí ayer. Es bueno que quien gane se convierta en n.1. Kvitova merece ser al menos por un tiempo, por la agresión sufrida en el hogar que parecía poder poner fin a sus carreras. Pero si Osaka repitiera la hazaña de Nueva York, bueno, la historia siempre sería periodísticamente hermosa. Esta vez ciertamente no sería silbada.

Vi a Musetti golpeando a un Zeppieri algo desconcertado. Para Musetti, que tiene mucho talento, aunque entre el boi de Ubitennis, las opiniones están divididas _ según Luca, el futuro es más Zeppieri, para mí no: es la segunda final de Slam. La primera semifinal que se jugó en Nueva York fue una experiencia que probablemente valió la pena. También para ver y animar a Musetti estaba Patrick Mouratoglou, que lo conoce desde hace algún tiempo. Y entre una Serena y un Tsitsipas encuentran el tiempo para seguir también a Lorenzo.

Su oponente en la final, Emilio Nava, es un estadounidense de origen mexicano, pero ha dado los primeros pasos de tenis en la vecina California. Del partido ganado por Musetti en Zeppieri, escribió Luca Baldissera LINK, y también de sus declaraciones posteriores al partido, pero ciertamente el partido del turno fue el de la tercera ronda ganada en el canadiense Draxl: con él solo tuvo tres juegos en el torneo que había precedido esto desde Melbourne aquí en Australia. La final se jugará alrededor de las 14.30 locales, que son las 4 y las 30 de la mañana en Italia. El verdadero curioso pondrá el despertador.

SLAM

Novak Djokovic: “Probablemente fue el partido más exigente y mentalmente más exigente del que alguna vez fui parte”

Published

on

El campeón de la edición 2019 de Wimbledon charló en conferencia de prensa luego del agobiante partido ante Roger Federer y se mostró muy feliz por lo conseguido. Por Javier Ayala.

Con un alto grado de agotamiento físico pero sin lugar a dudas con un mayor porcentaje de cansancio mental, el número uno del mundo se mostró muy contento y con una satisfacción enorme de conseguir su quinto título en la catedral y su 16 de Grand Slam.

“Fue un gran alivio al final, honestamente. En este tipo de partidos, trabajas, vives, dan sentido y le dan valor a cada minuto que pasas en la pista entrenando y trabajando para estar en esta posición y jugar el partido con uno de tus mejores rivales. Quiero decir, eso fue algo que me prometí, venir a la cancha hoy, necesitaba mantener la calma y compostura, porque sabía que la atmósfera sería la que era. Obviamente Roger está jugando bien. Quiero decir, ya predije los escenarios en mi cabeza, visualicé lo que va a pasar. Probablemente fue el partido más exigente y mentalmente más exigente del que alguna vez fui parte. Tuve el partido más exigente físicamente contra Nadal en las finales de Australia que duró casi seis horas. Pero mentalmente este era un nivel diferente, por todo. Obviamente estoy emocionado y lleno de emociones por estar sentado aquí frente a ti como ganador. Este partido lo tenía todo. Podría haber ido fácilmente a su manera. Estaba sirviendo extremadamente bien, pensé, todo el partido. Tuve muchas dificultades para leer su servicio. Bueno, fue una especie de flashback del US Open cuando también salvé los dos puntos de partido contra él. Pero, en este tipo de momentos, solo trato de nunca perder la confianza en mí mismo, solo mantengo la calma, solo concéntrate en recuperar la pelota, la devolución, lo cual no me fue muy útil hoy. Pero en los momentos más importantes, los tres desempates supongo que, si puedo decirlo, encontré mi mejor juego”, fueron las primeras sensaciones del serbio. Nole tuvo palabras de elogio para el suizo, “Jugar contra Roger en cualquier superficie, pero en césped, en una final, es mucha presión constante porque se mantiene cerca de la línea. Independientemente de contra quién juegue, si el servicio llega a 150 millas por hora o como el mío, 120, él está allí. Bloquea muy bien los tiros. Anticipa muy bien. Él es tan talentoso. Tiene un juego perfecto para esta superficie. Así que supe que necesitaba traer algo de variedad en el juego. Necesitaba ser fino cuando la oportunidad está ahí, cuando tenga una pelota más corta, para ir por ella. A veces lo hice. A veces, no lo hice. Especialmente en las devoluciones del segundo servicio, no me fue bien en absoluto. Pensé que tenía muchas oportunidades, y simplemente no golpeé la pelota, no aproveché esas oportunidades. Pero, ya sabes, en cierto modo es normal también esperar que haya más nervios en juego. Jugando las finales de Wimbledon contra Roger…”. En la mayor parte del partido, el público londinense se mostró siempre en favor de Federer, por lo que Novak tuvo un párrafo aparte para comentar el tema y se lo tomo con un gran sentido del humor, “A veces simplemente intentas ignorarla, lo cual es bastante difícil. Me gusta transmutarlo de una manera: cuando la multitud canta ‘Roger’ escucho ‘Novak’ (sonriendo). Suena tonto, pero es así. Intento convencerme de que es así. Es similar a ‘Roger’ y ‘Novak’ (risas)”.

En los últimos años, Djokovic está más cerca que nunca de los títulos alcanzados por Federer y Nadal, y destacó que gracias a esa competitividad él puede alcanzar este nivel, “Parece que me estoy acercando, pero también están ganando slams. Nos estamos complementando. Nos estamos haciendo crecer y evolucionar unos a otros y aún estar en este juego. Creo que por ellos dos, probablemente sea una de las razones más importantes por las que todavía compito a este nivel. El hecho de que hayan hecho historia en este deporte también me motiva, me inspira a tratar de hacer lo que han hecho, lo que han logrado y aún más. Si voy a poder hacerlo o no, no lo sé. Quiero decir, en realidad no estoy considerando la edad como una restricción de ningún tipo para mí al menos. Lo que dije en la cancha, realmente lo dije en serio: Roger realmente me inspira con su esfuerzo a su edad. Solo depende de cuánto tiempo voy a jugar, si voy a tener la oportunidad de ser el No. 1 histórico o los slams. Depende no solo de mí mismo, depende de las circunstancias de la vida. No soy solo un jugador de tenis, soy un padre y un marido. Tienes que equilibrar las cosas. Obviamente, necesitas tener las circunstancias correctas, el apoyo adecuado para que las cosas se desarrollen de la manera correcta”.

Para finalizar, se le consultó sobre que gusto tenía el césped que comió una vez consagrado en la cancha central del All England, y con una gran sonrisa contestó, “Mejor que nunca, sabía increíble, todavía lo estoy digiriendo”.

Continue Reading

Primera plana

Federer se lamenta: “No puedo creerlo”

Damián Tiscornia

Published

on

El suizo, que tuvo dos match points a su favor, luego del partido habló en conferencia de prensa y se lamentó la oportunidad que desperdició para ganar su noveno Wimbledon en el All England. Por Damián Tiscornia.

No pudo ser para Roger Federer, que en un maratónico partido perdió la final de Wimbledon contra el serbio Novak Djokovic. Luego del partido, el suizo habló en conferencia de prensa y se lamentó la oportunidad que dejó pasar. Además, comparó la derrota de hoy con la sufrida en el 2008 contra el español Rafael Nadal.
“Seguí estando feliz de estar 8 iguales o 9 iguales, no recuerdo el marcador. Intentas ver el lado positivo, de que no vas break abajo y que el partido no se ha acabado. Si me hubieran dicho antes del partido que llegaría con 9 iguales al quinto set, no lo hubiera visto mal. Siempre intentas ver las cosas desde el lado bueno”, dijo sobre los dos match points que no supo aprovechar.
En todo el partido Federer ganó más puntos que el número uno del mundo, aunque ese aspecto poco le importó. “Eso no importa. Sé que lo hice bien y que estuve cerca. No necesito pensar en eso. Puedo estar feliz con mi actuación”, dijo al respecto quien perdió las tres finales que disputó contra Djokovic en el All England.
El gran desgaste físico que tuvo hoy lo llevó a descargar jugar en Montreal para poder recuperarse bien. “Creo que me ha ayudado haber jugado en tierra, para estar en forma. En entrenamientos apenas puedes hacer cosas. ¿Si haré lo mismo el año que viene? No lo sé. Sé que me he sentido muy bien en Halle y aquí. Hay muchas cosas positivas en mi viaje en los últimos meses. Lo que sí hemos decidido es no jugar en Montreal para tener más tiempo para descansar. Iré a Cincinnati y partiremos de ahí”, recalcó el nacido en Basilea.
Según su punto de vista, la de hoy es una dura derrota, comparable a la sufrida en el 2008 contra el español Rafael Nadal. “Es similar a la de 2008. Ahora duele. Cada derrota en Wimbledon duele pero todo pasa por el estado mental. Ahora debes levantar la barbilla y seguir hacia adelante. Intentas olvidar y tomar solo lo bueno. No quiero estar depresivo por lo que ha sido un impresionante partido de tenis”, afirmó.
¿Qué tan dura será esta derrota? “Difícil decirlo. No sé si es peor perder así que por un triple 6-2. Creo que al final eso no importa. Podrías sentirte decepcionado, triste o enfadado. No sé cómo me siento ahora. Lo que siento es que ha sido una increíble oportunidad perdida. No puedo creérmelo”, concluyó.

Continue Reading

SLAM

Novak Djokovic campeón en una épica final en Wimbledon

Published

on

En la final más larga en el All England Lawn Tennis Club, el número uno del mundo derrotó a Roger Federer por 7-6(5) 1-6 7-6(4) 4-6 y 13-12(3) bautizando el tie break en el quinto parcial. Por Javier Ayala.

No hay muchos calificativos que puedan demostrar en palabras lo que demostraron Novak Djokovic y Roger Federer en esta final del tercer Grand Slam del año. En la final más extensa en la historia de Wimbledon, tras 4 horas y 55 minutos, el líder del escalafón mundial conquista Londres por quinta ocasión dejando a Roger sin poder llegar a nueve coronas.

El encuentro comenzó con ambos jugadores jugando de manera conservadora, sin tomar demasiados riesgos, convirtiéndose en una final sin muchas emociones.

El único momento de atención, ocurrió en el cuarto juego con el saque de Nole, cuando tuvo que salvar un break point, luego fue todo parejo hasta llegar al tie break. En el desempate tres rachas de puntos consecutivos, dos para el serbio y una para el suizo, dejaron al número uno con el set a su favor por 7-5 tras 58 minutos de partido.

En el segundo set, se vio un Federer más metido, mientas que Djokovic con la relajación de haberse quedado con la primera manga salió a la cancha más tranquilo. Esa tranquilidad hizo que en un abrir y cerrar de ojos el suizo logre dos quiebres de servicio y se ubique rápidamente 4 a 0 arriba. Con un parcial prácticamente terminado, el suizo consiguió quedarse nuevamente con el saque del serbio en el séptimo juego y por ende, tras 25 minutos se quedaba con el set por 6-1 y dejaba el partido igualado.

El tercer set también se definiría en un tie break, siendo este parcial el más parejo, donde ninguno de los dos cedería oportunidades de quiebre. Otra vez Nole fue más en el desempate y tras un cómodo 7-4 se adelantaba dos sets a uno sembrando la duda de cómo iba a responder Roger físicamente.

Más allá del cansancio acumulado en la semifinal frente a Rafael Nadal, Roger no se iba a dar por vencido. Tras un inicio parejo, en el quinto game el suizo quebró el saque de Djokovic para sacar una ventaja y con la intención de mandar todo a un quinto set. Un nuevo quiebre en el séptimo juego casi sentenciaba el parcial, pero Nole pudo recuperar un servicio. Luego de 39 minutos, Federer pudo cerrar el set por 6-4 y todo se marcharía al último parcial.

El último parcial seria de película, con una duración de dos horas y dos minutos, inaugurarían el tie break en el quinto set en la catedral del tenis. Con un comienzo en donde ambos sostendrían sus saques, fue el serbio que sacó primero la ventaja en el sexto game, donde pudo quebrar el saque del suizo y se colocaba 4 a 2 con todo a su favor. Pero al siguiente juego, Roger recuperaría el saque y todo continuaba igualado. En el momento de mayor tensión ambos sacaron a relucir su mejor tenis, convirtiendo el partido en tensión pura. En el décimo quinto juego, con el saque del número uno, Federer lograría quebrar y quedar con su servicio para coronarse. Con el público al borde de la silla, el número tres del mundo se ponía 40-15 con doble match point para consagrarse por novena ocasión. Pero enfrente estaba uno de los grandes batalladores, y tras aprovechar unos errores del suizo quebraría el saque y todo quedaba igualado en 8.

Nole se convirtió en el segundo jugador en ganar una final de Grand Slam tras levantar punto de partido, después del argentino Gastón Gaudio en la recordada final de Roland Garros 2004 frente a su compatriota Guillermo Coria.

Tras las quejas de que los partidos se hacían interminables, este año Wimbledon decidió que en el 12-12 del quinto set, este se defina en tie break. Y para ponerle más dramatismo al partido, llegamos al 12 iguales.

Un nuevo tie break en el encuentro, el tercero en total, todos ganados por Djokovic. Y este no iba a ser la excepción. El serbio fue más, fue una muralla que devolvía todos los tiros de Federer y con un 7-3 ganaría el maratónico encuentro, ganando en la catedral por quinta vez.

Novak Djokovic consigue su título de Grand Slam número 16, quedando a tan solo 2 de Rafael Nadal y 4 de Roger Federer, haciendo su carrera más grande aun todavía.

Continue Reading
Advertisement code here

Tendencias