Connect with us

Challengers

Juan Pablo Varillas, el peruano que hace historia en su país

Damián Tiscornia

Published

on

El joven tenista peruano de 24 años consiguió el pasado fin de semana el primer título Challenger de su carrera deportiva en Campiñas, Brasil. Por Damián Tiscornia.

El de este domingo pasado no fue un cumpleaños más para Juan Pablo Varillas, dado que el peruano nacido en Lima festejó sus primeros 24 años de vida levantando su primer título en el circuito Challenger en Campiñas, venciendo en la final al argentino Juan Pablo Ficovich, quien jugaba su primera final.
El jugador nacido en Lima el 6 de octubre de 1995 le volvió a dar un título Challenger a su país luego de once años de sequía. Vale la pena recordar que el último peruano en conseguir un título en esta categoría había sido Luis Horna en el 2008 en Lugano, luego de derrotar en la final al francés Nicolás Devilder.
Varillas redondeó en Campiñas una muy buena semana, no habiendo perdido ningún set en su camino a la final. En primera ronda eliminó al brasileño Óscar Gutiérrez, y luego fue dejando por el camino al argentino Facundo Bagnis, Andrea Collarini, Diego Hidalgo y a Federico Coria, que era el quinto preclasificado del torneo.
“Los partidos fueron muy duros y nunca me vi jugando a este nivel. Cuatro años después, ganar un Challenger aquí es el resultado de un arduo trabajo y continuar luchando incluso cuando las cosas no van bien. Estoy muy feliz”, declaró luego del partido el jugador que es entrenado por Lee Browne.
Varillas se convirtió en el quinto jugador peruano en consagrarse campeón de un torneo del circuito Challenger. Anteriormente quienes se habían consagrado en esa categoría habían sido Luis Horna, Iván Miranda, José Luis Noriega y Pablo Arraya. Éstos dos últimos ganaron solamente un título Challenger en toda su carrera deportiva.
El título conseguido en Campiñas fue tan importante para el jugador que los ochenta puntos ganados le permitieron ascender 94 escalones en el ránking mundial, pasando del puesto 332 al 238. De poder mantenerlo algunas semanas, este ránking le permitirá poder consolidarse en el circuito Challenger y clasificar de manera directa a los torneos, sin necesidad de tener que disputar la fase clasificatoria.
El título, además, confirma el buen momento por el que atraviesa el jugador, dado que en los pasados Juegos Panamericanos de Lima Varillas le dio a su país la medalla de bronce en dobles, formando pareja con su compatriota Sergio Galdos, quien ya es un jugador consolidado en el circuito Challenger.
Esta semana Varillas estará participando en el Challenger de Santo Domingo. Luego seguramente también lo hará en Lima, Guayaquil y cerrará esta mini gira sudamericana en Montevideo, disputando el Uruguay Open. ¿Podrá terminar de consolidarse como un jugador de Challenger?

ATP

Ruben Marturet ve difícil que se pueda jugar la Davis y el Uruguay Open

Damián Tiscornia

Published

on

El presidente de la Asociación Uruguaya de Tenis estuvo en un Live con el Punta Open y dio otras definiciones sobre el tenis de alta competencia. Por Damián Tiscornia.

Lo rápido que se expandió el coronavirus por el mundo obligó a las autoridades a suspender y/o postergar diversos eventos deportivos que todos los años reúnen a una cantidad importante de aficionados. El virus que tuvo su primer foco de infección en la ciudad china de Wuhan está ocasionando problemas de diversa índole a nivel mundial.

Y en el tenis los mayores perjudicados fueron los torneos que se disputan a lo largo de todo el mundo, de diversas categorías. Por supuesto que los que más resonancia tuvieron fueron los Master 1000 y Grand Slam por el dinero que invierten sus organizadores y por la gran cantidad de dinero que también deja como ganancia.

En Uruguay quizás el torneo más perjudicado es el Uruguay Open, dado que según declaró Rubén Marturet su realización corre peligro esta temporada. “Yo diría que hasta diciembre es complicado”, dijo este mediodía el presidente de la Asociación Uruguaya de Tenis en un Live con el Punta Open.

Semana atrás el director del Uruguay Open, Diego Pérez Burin, reconoció a Ubitennis.es que el torneo se encontraba en stand by, a la espera de cómo avanzara la evolución favorable de la pandemia. “Si por estas cosas no se puede hacer este año, obviamente seguiríamos el año que viene. Nos encantaría poder hacerlo este año, pero no depende de nosotros”, había dicho.

El dirigente también ve muy difícil que se pueda seguir jugando las distintas etapas que restan de la Copa Davis esta temporada. Si bien dijo que todavía no fueron suspendidos los play offs de septiembre y la fase final de noviembre en Madrid, no ve factible que se lleven adelante. “No va a ser fácil que se juegue Copa Davis en noviembre”, afirmó, agregando que Cosmos ya se encuentra negociando con la ITF.

Además, dijo que los torneos sudamericanos de Juniors de la gira Cossat se cancelaron debido a los costos que tiene para los países su organización y los cierres de fronteras dispuestos por todos los países del continente. “Requieren de una preparación no sólo de los jugadores, sino de los países”, afirmó.

Roland Garros es el único Grand Slam que todavía no fue cancelado, luego de que unas semanas atrás lo hiciera Wimbledon y el Us Open se encaminara a hacerlo también. De todas formas, el dirigente uruguayo ve poco factible que se dispute el torneo en suelo francés. “Este año como que posiblemente vamos a tener actividades nacionales y regionales”, declaró.

Si bien Marturet no ve factible que se dispute Roland Garros, el Uruguay Open y la Copa Davis, el dirigente no opina lo mismo del Punta Open, que por lo general se lleva adelante en la última semana de enero. “Me animaría a decirte que el Punta Open no corre demasiado riesgo”, dijo al respecto.

Sin la posibilidad casi real de que no se pueda jugar los dos Grand Slam que todavía siguen en pie, las distintas etapas de la Copa Davis que restan por disputarse esta temporada y el Uruguay Open en noviembre cabe hacerse una pregunta: ¿volverá el tenis al circuito profesional este año?

Continue Reading

ATP

La difícil tarea de organizar un torneo con la incertidumbre sobre el futuro

Damián Tiscornia

Published

on

Ubitennis.es dialogó con tres directores de torneos para conocer qué tan dificultoso será organizar un torneo con la “nueva normalidad” que tendrá el mundo luego que se pueda aplanar la curva de contagios del coronavirus. Por Damián Tiscornia.

Los torneos de tenis no están exentos de sufrir las consecuencias que está provocando en el mundo entero el coronavirus COVID-19. Indian Wells y Miami, por ejemplo, fueron los primeros en ser suspendidos y luego se sumaron Monte Carlo y el Mutua Madrileña Open, que esta temporada se cancelaron definitivamente y sus organizadores ya trabajan en lo que será la edición 2021.
Con el correr de los días Roland Garros confirmó su postergación para el mes de septiembre y Wimbledon también fue cancelado, aunque la organización podrá reducir las perdidas por contar con un seguro contra pandemias. Estos torneos obviamente que no fueron los únicos que se vieron afectados, pero sí los más relevantes.
Pero así como hay torneos que no se podrán disputar pese a todo el trabajo realizado en meses anteriores por los organizadores, hay otros menores que quizás no cuentan con un seguro específico y que deberían disputarse en meses venideros; ¿se podrán llevar adelante? Ubitennis.es dialogó con tres organizadores para conocer cómo planifican la próxima edición de su torneo con la incertidumbre que provoca esta “nueva normalidad” que vive el mundo por culpa del coronavirus.

La incertidumbre domina la escena
El desconocer cuánto tiempo deberemos estar haciendo cuarentema para combatir esta pandemia es algo que en mayor o menor medida nos preocupa a todos quienes planificamos algunas cosas con meses de anticipación, como por ejemplo vacaciones en el exterior; ¿desde cuándo se podrá volver a viajar y bajo qué condiciones?
Y esa incertidumbre sobre lo que sucederá alrededor del mundo en el mediano y largo plazo también es algo que tiene en vilo a quienes son los responsables de organizar torneos, tanto en el circuito Challenger como en el ATP.
“La incertidumbre hoy está formando parte de nuestra realidad cotidiana”, dice Mariano Ink, quien es el director del Córdoba Open y del Challenger de Buenos Aires. De todas formas, el ejecutivo aclara: “No hay una incertidumbre en la organización porque yo creo que esto es por etapas y vamos a esperar a que el mundo se acomode”.
German Barcala en cierta forma coincide con el argentino y es categórico al afirmar: “La incertidumbre es un gran enemigo para todos”. Barcala es uno de los organizadores del Punta Open, el Challenger que desde el 2018 se disputa en las instalaciones del Cantegril Country Club de Punta del Este.
Por su parte, la incertidumbre sobre lo que sucederá provoca en Diego Pérez Burin que en estos momentos el Uruguay Open se encuentre en stand by, a la espera de lo que suceda en los próximos meses en el circuito. “El circuito mundial de tenis está parado y no se sabe cuándo va a volver. Eso ya nos tiene a la espera porque nadie te puede decir hoy con certeza qué va a pasar”, sostiene el director del torneo que este año tiene pensado festejar su edición número veinte.
La realización del torneo que dirige Pérez Burin en un principio está prevista para la semana comprendida entre el 9 y 15 de noviembre, pero todo dependerá de lo que suceda en el circuito. “Si por estas cosas no se puede hacer este año, obviamente seguiríamos el año que viene. Nos encantaría poder hacerlo este año, pero no depende de nosotros”, asegura quien como jugador llegó a ocupar el puesto 27 del escalafón mundial.

¿Qué sucederá con los auspiciantes?
La crisis económica provocó que muchos trabajadores fueran enviados al seguro de paro por sus empresas mientras dure la cuarentena, de la manera que cada gobierno la haya decretado. Algunos, incluso, fueron más allá y decidieron despedir a varios empleados, ya sea de manera justificada o aprovechando la situación.
Y es en este contexto en el que cabe preguntarse qué sucederá con los auspiciantes, que son los principales sostenes que tienen los torneos para su realización. Sabido es que quienes pautan en un torneo son grandes empresas por la cantidad de dinero que se maneja, pero esas compañías en mayor o menor medida también sufren la crisis económica y no todas tienen suficiente respaldo como para seguir invirtiendo en esta clase de torneos.
El Challenger de Buenos Aires es el torneo dirigido por Mariano Ink que puede ser perjudicado por el coronavirus debido a que esta temporada su realización está prevista para la última semana de septiembre. “Estamos muy atentos a lo que es el circuito y a lo que dictamine el gobierno con respecto a los espectáculos públicos para ver qué hacemos”, declara al respecto el exarbitro.
El ejecutivo menciona además que todavía desconoce si el torneo se puede ver afectado por alguna marca que no pueda seguir apoyando, aunque reconoce: “sí creemos que la actividad económica va a estar más restringida, por lo tanto estamos abiertos a la posibilidad de correrlo de fecha si eso beneficiara a la organización en el 2021”.
En el Punta Open todavía se ignora si esta crisis repercutirá en el torneo porque todavía no se lo está comercializando, según señala Barcala. “Entendemos que hoy no es el momento más propicio para presentar este tipo de propuestas”, dice al respecto el socio del extenista uruguayo Marcel Felder.
De todas formas, Barcala coincide con Ink al hablar sobre las consecuencias que tendrá el coronavirus en la organización de los torneos. “Sin ninguna duda la pandemia tendrá efectos negativos a corto y mediano plazo en todo lo que refiere a auspicios de eventos y torneos”.

Reacomodarse en la “nueva normalidad”
Otro de los temas en los que deberán trabajar los organizadores será en lo referido a las condiciones en la que presentarán el torneo a los aficionados y cómo éstos pueden disfrutar de las instalaciones del club en la “nueva normalidad” que tendrá el mundo de ahora en más. ¿Volveremos a ver en algún momento las tribunas repletas, o los espectadores deberán guardar distancia social entre sí?
Al respecto, tanto Barcala como Ink coinciden en asegurar que se verán afectados por las medidas de protección que se están manejando. “Por lo que estoy participando en las reuniones con la ATP con todos los directores de torneos ATP del mundo creo que va a afectar mucho”, afirma Ink. “Va a ser algo que va a ser paulatino”, agrega.
“Sin ninguna dudas, existirán cambios y muchas precauciones por la salud de los deportistas y los espectadores. Seguramente se definirá un tope de espectadores dentro de cualquier club o recinto deportivo para prevenir males mayores”, sostiene por su parte Barcala. “Que nuestro torneo sea al aire libre, sin duda es una ventaja”, recalca.
Ink también asegura que se están haciendo evaluaciones para retomar la actividad bajo dos escenarios: a puertas cerradas o con público restringido en las tribunas. De todas formas, el retorno será cuando los aeropuertos abran sus puertas y le den la seguridad a los tenistas que es posible volar sin ningún problema y siguiendo un mismo criterio para todos los actores que trabajan alrededor el tenis.
Más allá de todo, Ink relata que trabajan durante todo el año en la organización de los dos eventos y se encuentran preparando varias atracciones para ellos. “La expectativa es inevitable y estamos súper ilusionados de que esta pandemia vaya evolucionando de forma positiva para que el tenis internacional vuelva”, declara.
Barcala, mientras tanto, cuenta que el Punta Open 2021 actualmente está en lo que es la planificación teórica del mismo, a la espera de lo que decida la ATP para el resto de la temporada 2020. “Lo que defina la ATP repercutirá en nuestra planificación y ejecución. Al ser una fecha oficial de la ATP seguramente deberemos ajustarnos a nuevos protocolos de la Asociación”, reconoce.

¿Se podrán ofrecer atracciones a los espectadores?
Aunque no todos los organizadores le dan la misma importancia, cierto es que uno de los llamativos que ofrecen los torneos son las atracciones que se presentan en los alrededores del club en el que se disputa el certamen. Eso provoca que el partido de tenis sea algo secundario cuando toda la familia puede disfrutar de todo ese entorno colorido que se instala alrededor de las canchas de tenis.
Y una de las preguntas que surge con esta nueva realidad es si con el distanciamiento social esas atracciones se podrán continuar presentando en los diferentes torneos, cualquiera sea la categoría que tengan y la estructura organizativa con la que cuenten para presentarlos a los aficionados.
Al respecto, Barcala señala que el principal objetivo del torneo que organiza será la competencia deportiva y la seguridad de los deportistas y espectadores. “El resto de las atracciones existirán o no en función de la nueva realidad que tengamos en su momento y de las decisiones que tomen nuestros auspiciantes en este tipo de actividades complementarias del torneo”, dice.
Por su parte, Ink afirma que la presencia o no de atracciones extradeportivas dependerá de cuánto público se va a permitir ingresar a los eventos. “Obviamente un evento sin público le quita al público toda la parte de la experiencia que vive una persona que asiste a un evento que es tan importante”, sostiene el argentino. “La afectación la vamos a saber según las normas que nos vayan dictando para que ingrese público a los diferentes clubes o estadios donde los torneos se realicen”, subraya.
Más allá de eso, Ink observa en las redes sociales una buena herramienta que se puede explotar para reemplazar a las experiencias que se producen en vivo en las instalaciones del club. “Creo que es una oportunidad de aprender de eso y sacarle más provecho hasta que haya más interacción”, asegura.
Uno de los ejemplos que puso el ejecutivo son los Live que realizan los principales tenistas del ránking, ya sea entre ellos o con algún periodista e interactuando con sus seguidores. “La verdad que esta interacción entre deportista y fans de forma tan directa por un Live en una red social es una experiencia nueva que es una oportunidad que nos está dando la crisis”, declara. “Esto es algo que no pasaba”, recalca.
Otra de las cuestiones a responder en los próximos meses son las referidas a las atracciones deportivas. ¿Algunos torneos podrán continuar pagando garantías a los jugadores para que sean animadores? En todo caso, ¿los jugadores podrán seguir cobrando las mismas sumas de dinero o deberán bajar sus aspiraciones y adaptarse a los nuevos tiempos económicos que tendrá el mundo de ahora en más?

A modo de conclusiones
Como se vio, la incertidumbre es un aspecto que está presente en las organizaciones de los torneos que dieron su punto de vista para que este artículo pudiera ser publicado; desde los que tienen a una importante productora detrás para que se puedan llevar adelante hasta los más humildes y con menor estructura.
“La experiencia va a cambiar y lo que va a pasar es que vamos a tener que poner todas las herramientas que tengamos para hacer que la experiencia de todo el mundo sea muy positiva, con lo cual esto es una oportunidad que nos dan y estamos viviendo toda una experiencia nueva”, cuenta Mariano Ink. “No vamos a volver igual que antes”, agrega.
Germán Barcala, por su parte, considera que el hecho que el tenis no sea un deporte de contacto va a posibilitar que sea uno de los primeros deportes en reactivarse una vez que se pueda aplanar la curva de contagio del coronavirus. “Pienso que se debería comenzar por los torneos más pequeños y no tan masivos”, señala.

El Córdoba Open, uno de los afortunados
La situación de los torneos que dirige Mariano Ink es totalmente distinta. Si bien todavía se desconoce si el Challenger de Buenos Aires se podrá llevar adelante en la fecha que prevista por la situación que atraviesa el mundo por el coronavirus, no sucede lo mismo con el Córdoba Open; el torneo pudo disputarse sin ningún problema en la fecha estipulada en la primera semana de febrero.
En tal sentido, el ejecutivo no duda en asegurar que tuvieron mucha suerte. “Se empezaba a ver la noticia de que arrancaba en China el tema de la pandemia del coronavirus, pero la verdad que para Córdoba este año no nos afectó”, dice quien ocupa el rol que tiene actualmente desde enero del 2018.
El Córdoba Open fue uno de los pocos torneos que esta temporada se pudieron llevar adelante sin ningún contratiempo y tal cual estaba previsto. Los otros de la gira sudamericana sobre polvo de ladrillo que también se desarrollaron en tiempo y forma fueron el Punta Open, el Argentina Open, el ATP 500 de Río de Janeiro y el Chile Open.
Los torneos de la gira sudamericana no fueron los únicos que pudieron desarrollarse sin problemas. En Oceanía antes del Australian Open se jugó la primera edición de la ATP Cup y los torneos de Doha, Adelaida y Auckland, donde el francés Ugo Humbert se consagró campeón luego de derrotar en la final a su compatriota Benoit Paire.
En febrero se llevaron adelante el torneo de Pune, el Open Sud de France en Montpellier, el Open 13 de Marselle, el ATP 500 de Rotterdam y el ATP 500 de Dubai. En Norteamérica, mientras tanto, se jugaron el Nueva York Open, el Delray Beach Open y el Abierto Mexicano Telcel de Acapulco, torneo de categoría 500.

Inventiva, iniciativa y audacia son algunas de las cualidades que deberán tener los organizadores para asumir los riesgos que tendrá en el corto y mediano plazo organizar un torneo con la “nueva normalidad” que tendrá de ahora en más el mundo. Mientras, tendrán que convivir con la incertidumbre que provoca desconocer en qué momento el coronavirus pasará a ser una simple anécdota…

Continue Reading

ATP

J.J. Wolf, otra de las promesas del tenis norteamericano

Damián Tiscornia

Published

on

El juvenil nacido en Cincinatti es una de las grandes promesas que tiene el tenis norteamericano en el corto y mediano plazo. Por Damián Tiscornia.

Nueva Generación. Ese es el nombre con el cual la ATP denominó mediáticamente a la nueva camada de jugadores jóvenes que se van ganando un lugar importante en el circuito gracias a los buenos rendimientos y resultados que han obtenido a temprana edad. Son varios los jugadores que surgieron en los últimos meses, dando muestras claras que la renovación estará en buenas mano. Son muchos, además, las jóvenes promesas que integran ese selecto grupo; uno de ellos es el norteamericano J. J. Wolf.
Nacido el 21 de diciembre de 1998 en Cincinatti, Jeffrey John Wolf es una de las grandes promesas que tiene el tenis de su país en el corto y mediano plazo. Surgido de la NCAA, es de la misma generación que sus compatriotas Taylor Fritz, Reilly Opelka, Tommy Paul y Frances Tiafoe, entre otros.
Este 2020 estaba siendo el año de su consolidación en el circuito Challenger, donde hasta que se suspendiera la actividad ya había ganado dos títulos (en Noumea y Columbus). Además, había llegado a los cuartos de final en Dallas.
Sus buenas actuaciones le permitieron escalar rápidamente en el ránking para situarse en el puesto 144 del escalafón mundial. “Estoy llegando a un nivel en el que siento que puedo ser consistente y regular. Esa es la manera de seguir creciendo y enfrentarme a los mejores”, aseguró quien es entrenado por David Kass y Balazs Novak.
En la temporada 2019 quien posee un revés a dos manos ya tuvo la oportunidad de medirse con jugadores de nivel ATP al jugar la fase clasificatoria del Master 1000 de Cincinatti, torneo para el cual recibió una invitación especial. No pudo avanzar al cuadro principal porque Pablo Carreño Busta lo derrotó en segunda ronda, pero lo importante para él va haber acumulado experiencia.
La pandemia que tiene en vilo a todo el mundo frenó el gran momento que venía atravesando en el circuito. Pero de seguir así no podrá evitar que continúe teniendo muy buenos resultados; dependerá de él hasta dónde llegar…

Continue Reading

Tendencias