Connect with us

ATP

Editorial de Ubaldo: Un gran maestro, un gran ganador. Veo en Tsitsipas el próximo n. 1 en el mundo

Published

on

Entre los jóvenes es la cabeza más sólida. Más que Thiem y Zverev. También tiene personalidad, carisma. Me gusta más y más. El buen presagio para Jannik Sinner. Desde Londres, Ubaldo Scanagatta, traducido por Javier Ayala.

Stefanos Tsitsipas, el “Maestro” más joven desde 2001 con sus 21 años, ha ganado un buen Masters, un Masters de notable calidad, el mejor de los últimos años. Sin realmente ninguna comparación con la edición de 2018 ganada por Zverev a Djokovic (de la que había perdido en el round robin) y lo peor de 2017 de la final de Dimitrov-Goffin. Incluso el de 2016 no fue excelente hasta la comprensión final: de hecho, vivió con la incertidumbre de quién habría sido el número 1 en el mundo y fue bueno que fue la final la que lo decidió. Para aquellos que no recuerdan a Murray, después de salvar un punto de partido con Raonic en las semifinales, venció a Djokovic 63 64 coronando un fantástico segundo semestre. Hubo varios partidos hermosos: Thiem-Djokovic, Nadal Tsitsipas, Thiem-Federer, Federer-Djokovic, Nadal-Medvedev en orden aleatorio.

Hermosa, incierta, emocionante la final entre los dos tenistas por el tenis extraordinariamente efectivo, siempre agresivo e intenso en ritmo y potencia, pero también elegante debido al revés con una mano que hace unos años se creía que era la prerrogativa exclusiva de Federer.

La final, completada 76 en el set decisivo como el de Nalbandian en Federer en Shanghái 2005 (pero hubo 5 sets allí) no podría ser más equilibrada si después de 2 horas y 32 minutos el puntaje estaba en perfecta igualdad: un set igual y 4 iguales en decisivo desempate después de que Dominic Thiem hubiera subido de 1-3 en los juegos y de 1-4 en el desempate. Tal vez fue esa carrera hacia la búsqueda constante lo que le costó mentalmente, porque de los mismos 4 debe estar tan relajado por un momento y se perdió tres líneas rectas, dos de las cuales son bastante libres.

Hace tres años, los dos protagonistas de esta hermosa final se cruzaron por primera vez. Thiem ya estaba entre los finalistas, Tsitsipas había sido invitado a actuar como sparring. Cinco años separan a los dos, pero parece ser capaz de decir que Stefanos ya ha llenado el vacío.

El chico de Atenas nació el mismo día que Pete Sampras, el 12 de agosto, pero 27 años después (1971 Pete, 1998 Stefanos) ha recorrido un largo camino. Hace un año, el chico con el cabello más largo que Borg ganó la Next-Gen en Milán (a De Minaur en la final), en enero ya sorprendió por primera vez a Roger Federer en el primer Slam del año y llegó a las semifinales donde se fui apabullado por Nadal. De Nadal Stefanos se habría vengado de su casa, en España, en Madrid, sin ser intimidado por los vítores del público. Pero, para no arrepentirse, habría ganado dos victorias con el tercero de los Tres Grandes, Novak Djokovic, en dos Masters 1000, en Canadá y Shanghái. En resumen, ¡aunque hoy solo tiene 21 años! – No. 6 del ranking mundial, detrás de los 3 habituales, en Thiem y Medvedev, tengo la sensación de que Stefanos Tsitsipas es el primero de los jóvenes que llegará al trono del tenis. Lo cual, además, también me parece un gran personaje, así como un extraordinario tenista.

¿Cuándo? Quizás antes de lo imaginado. Ya ha logrado dos victorias sobre Federer (y, como es habitual en los estadios, todo profesional Roger “¡Vamos Roger, vamos Roger!”), Dos a Djokovic, solo uno por ahora a Nadal pero, cuidado, perdió aquí en Londres solo 7-5 en el

tercero después de ganar el primero. Los lectores que nunca pierden la oportunidad de señalar cierta obviedad, no necesitan leer que es inevitable que si bien mejorará nuevamente, el top3 no lo hará.

En comparación con Medvedev, me parece más completo y, en cuanto a Thiem, él también está en progreso si recordamos las dificultades que tuvo para expresarse en el “interior rápido”, y no estamos hablando de hierba, creo que puedo decir que el austriaco es un poco menos sólido de la cabeza. Ha sido fuerte durante varios años, especialmente en arcilla (2 finales y 2 semifinales en Roland Garros), pero lo he visto perder más juegos sobre su cabeza que ciertamente su brazo, que es realmente excelente. Pienso en lo que perdió ante Del Potro en el US Open, cuando ya era un partido ganado. Aquí, en mi opinión, Tsitsipas no pierde un juego como este. O perderlo desde el principio, pero no lo lances si va a ganarlo.

No podemos discutir sobre hipótesis que no se pueden probar, pero creo que si Tsitsipas hubiera ganado el primer set, como pudo: falló la transformación de 3 puntos de quiebre, Dominic de dos, no habría jugado un par de juegos desastrosos, especialmente el primero, como sucedió en Thiem al comienzo del segundo set. En lugar de golpear el ko al griego Thiem, cometió el ingenio para distraerse y volverlo a correr. 4-0 en pocos minutos y prácticamente se perdió el esfuerzo que había hecho para ganar el primer set.

Sin embargo, espero que en 2020 los Slams no sean prerrogativa del Fab habitual (3 o 4, en Murray todavía no me expreso) a pesar de que Nadal todavía lo veo como favorito en Roland Garros si está bien y no veo a Tsitsipas o Thiem demasiado peligrosos para Wimbledon. El Abierto de Australia y el Abierto de Estados Unidos son los torneos que podrían graduar a un nuevo campeón de Slam. Hace tres años, Tsitsipas ganó el Bonfiglio y, con un poco de presunción excusable en un niño, estableció un objetivo claro: “¡En tres años me gustaría ganar un Grand Slam!”. Bueno, por ahora ha ganado las finales mundiales ATP. Pero en Australia fui uno de los 5 que lo precedieron en el ranking ATP, me gustaría conocerlo lo más tarde posible. Y quizás mejor nunca.

Mientras escribo esto, y hablo de los dos espléndidos finalistas de este Masters, me pregunté: ¿qué habría pensado mi amado Thomas Fabbiano? ¿Habrá visto la final?

Te has dado cuenta de que en dos torneos de Slam, no en dos 250, el joven de Grottaglie que acaba de salir del top 100 después de haber estado allí todo el año, es n.117, de lo contrario, entre los 100 mejores italianos tendríamos 9! – ¡En Wimbledon venció a Stefanos Tsitsipas y en el US Open Dominic Thiem! Hoy parece increíble, pero también lo es el tenis. Nunca ser golpeado antes de salir al campo, cualquier cosa puede suceder.

De hecho, para mantenernos en el tema, de hecho en Thiem, si el austríaco hubiera ganado este Masters, obteniendo 4 victorias de 5, podríamos haber descartado eso… sí. Matteo Berrettini fue el único en vencerlo

La presencia de Matteo, por cierto, ha despertado interés en este Masters que durante 41 años no nos permitió animar a nadie. Fue una experiencia útil, estoy seguro de que Matteo se beneficiará de ella. Luego, por el amor de Dios, hay quienes comienzan a los 21 años y ganan el torneo y eso comienza a los 23 años y medio y está más que legítimamente satisfecho de estar

en una élite mundial, ya que era absolutamente impensable hace 6 meses y atrapó una victoria que, aunque se logró a expensas de un jugador que ya calificó para las semifinales, sigue siendo el único italiano en la historia en ganar un partido en este evento de fin de año.

Me complació ver finalmente a los enviados del Corriere della Sera, de la Repubblica, de la Stampa presentes en este torneo, además de los de los periódicos deportivos y el equipo de Ubitennis excelentemente representado por el inglés Adam Addicott para Ubitennis.net – the Página de inicio en inglés que le recomendaría que consulte porque desarrolla contenido independiente y creo que está muy bien hecho, por los reporteros Ruggero Canevazzi y Roberto Ferri, que han trabajado tan duro para ofrecer la mejor cobertura posible junto con el fotógrafo Roberto Zanettin, quien ha hecho un gran trabajo.

Sobre la presencia de los medios italianos… Realmente espero que el momento mágico del tenis italiano dure y prospere. Desde la Copa Davis, a partir de hoy voy a “cubrir” para Italia-Canadá, junto con Stefano Tarantino, nuestro “Patria-Man”, tan renombrado porque cuando juegas Cup Davis y Fed Cup, viejo y nuevo, él es el jefe que coordina todo.

Aunque el tema se trata en otra parte, debo dos grandes aplausos por la hazaña de Jannik Sinner después de ganar en Ortisei.

No fue un torneo difícil en sí mismo, pero tener la fuerza para ganarlo después de la “resaca” de atenciones, títulos, entrevistas que siguieron al éxito en el torneo milanés de Next-Gen Atp, podría desorientarlo. No sucedió para demostrar que este chico con rizos rojos tiene la cabeza sobre los hombros. Y que la estructura que Riccardo Piatti puso a su alrededor funciona como lo hace. Además, no lo dudaba en lo más mínimo. Todos ustedes saben que por el n.78 Sinner, que sigue siendo el único de dieciocho años en el top 100 del mundo, la puerta del Abierto de Australia se abrió con un gran hombro. Pero también los de los dos primeros Masters 1000, Indian Wells y Miami. Soñando con esto en las finales de la ATP 2020, me parece cargarlo con responsabilidades excesivas, tendrá 19 años, no 21, pero tal vez en 2021 en Turín, donde espero que se jueguen las próximas finales de Next Gen y ATP, una doble presencia azul, con la pareja Berrettini-Sinner no lo descartaría a priori y, por supuesto, no me importaría en absoluto.

El éxito en Londres de Tsitsipas, hace un año campeón del Next Gen Milanese y un par de meses después, repito, capaz de vencer a Federer en Melbourne, me parece un buen augurio para el futuro de Jannik. Pero para conocer a Federer Sinner en Australia no hay necesidad, no debe tener prisa. Hay tiempo, tal vez más tarde. Tsitsipas tenía 20 años en Milán y Melbourne, no 18. Y créeme, hace una gran diferencia.

ATP

Pedro Sousa: “Jugué la final del Argentina Open destruido físicamente”

Iván Tricárico

Published

on

Foto: Prensa Argentina Open/Sergio Llamera.

El portugués, que ingresó al cuadro principal del ATP 250 como lucky loser gracias a la baja por lesión del chileno Cristian Garín, nada pudo hacer ante la superioridad del noruego Casper Ruud en la definición del torneo porteño que se disputó en el Buenos Aires Lawn Tennis Club. Desde Buenos Aires, Iván Tricárico

El oriundo de Lisboa estuvo a punto de viajar a Río de Janeiro para preparase para disputar la etapa clasificactoria del ATP 500 brasileño, no obstante desde la organización le comentaron que había una chance de que entrara al certamen ya que el campeón del Córdoba Open no estaba bien físicamente.

Como si esto fuera poco, en su partido por los cuartos de final se lesionó en el segundo game. No obstante, la fuerte contractura en el soleo de su pierna izquierda no le impidieron derrotar al brasileño Thiago Monteiro y así avanzar a las semifinales. En esta instancia, una vez más la suerte estuvo de su lado. Diego Schwartzman, su rival, se desgarró y no pudo presentarse. Así, el lusitano se ganó un lugar en la gran final.

Pese a no estar recuperado físicamente, el número 145 del mundo decidió arriesgar y se presentó a jugar este domingo. Lamentablemente, su cuerpo no lo acompañó y terminó perdiendo fácilmente. “Tardé 30 años en llegar a una final. Iba a jugar de cualquier forma. Llegue destruido físicamente”, confesó.

“En Portugal no me conoce nadie, puedo ir tranquilo al cine. De a poco, el tenis se está haciendo más conocido allí por el otro Sousa, Joao”, comentó entre risas el finalista de la 20° edición del ATP de Buenos Aires, quien además se definió como un amante del fútbol y del Club Atlético Boca Juniros.

Más allá de la derrota, el pupilo del español Ruben Ramírez Hidalgo se marchó de Buenos Aires con una sonrisa. “Estoy feliz de haber jugado mi primera final, y tal vez la única en mi carrera. El Argentina Open fue el mejor certamen de mi vida”, concluyó.

Continue Reading

ATP

Casper Ruud, el vikingo que conquistó Buenos Aires

Iván Tricárico

Published

on

Foto: Prensa Argentina Open/Sergio Llamera.

El noruego, de 21 años años, superó por la vía rápida al portugués Pedro Sousa y se consagró campeón del Argentina Open 2020. Desde Buenos Aires, Iván Tricárico.</strong>

Entró al Valhala. El oriundo de Oslo, uno de los créditos de la Academia de Rafael Nadal, ganó su primer título ATP al imponerse 6-1 y 6-4 en la definición del ATP 250 de Buenos Aires.

Una hora y 11 minutos, le bastaron al hijo de Christian Ruud, el mejor jugador noruego hasta el día de ayer, para dejar sin chances al nacido en Lisboa, quien se benefició de la lesión del chileno Cristian Garín para ingresar al cuadro principal y del local Diego Schwartzman para acceder a la final. “Ahora el jefe en casa soy yo”, bromeó el flamante ganador del certamen porteño que se disputó sobre las canchas de polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Desde la primera bola, el joven vikingo tomó la iniciativa del encuentro y dominó a su antojo a un rival que en su match por los cuartos de final del torneo se contracturó el soleo de su pierna izquierda. En ningún momento, corrió riesgo su triunfo. Fue superior de principio a fin.

Gracias a este resultado, Casper Ruud trepará hasta la 34° casilla del ránking mundial de la ATP, lo que lo transformará en el mejor jugador de su país de todos los tiempos. Por su parte, Pedro Sousa quedará al borde del Top 100.

De esta forma, el pupilo de Pedro Rico se sacó la espina de la final perdida el año pasado en el ATP de Houston ante el chileno Cristian Garín.

Camino al título, el nórdico cedió tan sólo 1 set (en las semifinales ante el argentino Juan Ignacio Lóndero) y dejó en el camino tan sólo 29 games. Una semana de ensueño

Continue Reading

ATP

Juan Ignacio Lóndero se quedó sin energías y Casper Ruud se aprovechó

Iván Tricárico

Published

on

Foto: Prensa Argentina Open/Sergio Llamera.

El argentino, de 26 años, estuvo muy cerca de llegar a la gran final del Argentina Open. El cordobés falló en el momento menos oportuno, y pasó, de estar a un juego del triunfo, a perder contra el ascendente noruego por 4-6, 7-5 y 6-1. Desde Buenos Aires, Iván Tricárico.

Seguramente, este partido esté en la cabeza del oriundo de Jesús María por mucho tiempo. Hizo todo bien, hasta que sacó 6-4 y 5-4. A partir de allí, desapareció de la cancha y su rival protagonizó un verdadero monólogo.

Un break en el tercer game del match, le permitió a Lóndero tomar una rápida ventaja de 3-1 en el marcador luego de mantener su propio servicio. Esto, le permitió más tarde apuntarse la primera manga por 6-4.

Durante los primeros juegos del segundo capítulo, el Topo brilló en el Court Central Guillermo Vilas. Tuvo chances de ponerse 5-2 y saque, pero no las pudo aprovechar. Finalmente, sacó 5-4 pero las dudas se apoderaron de su cuerpo. Mientras el argentino desaparecía, el noruego crecía en confianza y nivel, y en un abrir y cerrar de ojos se le escurrió la gran oportunidad.

En el inicio del tercer set, el sudamericano entregó rápidamente su saque y casi sin darse cuenta se encontró 0-3 abajo. Casi inmóvil y sin poder hacer nada, el cordobés fue un espectador de lujo, de como el europeo dibujó el 6-1 final en el marcador.

De esta forma, Casper Ruud, se metió en la definición del ATP 250 de Buenos Aires y ascenderá por lo menos hasta el 38° puesto den ranking mundial, por lo que superará a su padre como el noruego con mejor ranking de la historia. “Es un gran logro para mí haber superado el ranking de mi papá. Cuando era chico hacíamos bromas con él sobre este asunto. Ahora, puedo ser el jefe yo en mi casa”, confesó entre risas.

Su rival en la final será el portugués Pedro Sousa, quien se benefició del retiro por lesión del local Diego Schwartzman. “Es un jugador muy difícil. Si bien no tiene un ranking tan bueno por alguna razón llegó hasta acá”, concluyó el nórdico que buscará sacarse la espina de la derrota sufrida ante el chileno Cristian Garín en el último partido del ATP de Houston 2019.

Continue Reading
Advertisement code here

Tendencias