Connect with us

ATP

Dominic Thiem fue categórico: “Mi mayor objetivo es poder ganar Roland Garros”

Damián Tiscornia

Published

on

El tenista austríaco, de gran temporada en el 2020, contó en una entrevista cuáles serán sus prioridades para la temporada que está por comenzar. Por Damián Tiscornia.

Dominic Thiem declaró en una entrevista con el sitio Sportschau que su mayor objetivo para esta temporada es ganar Roland Garros, torneo del que ya supo ser finalista. El austríaco, además, habló de sus posibilidades en el Australian Open y relató cómo se siente luego de haber ganado su primer Grand Slam.

Ganar Roland Garros. “Mi mayor objetivo es poder ganar Roland Garros. Ese objetivo lo he tenido en mente durante estos últimos años. Sigue siendo el torneo que más me gusta, donde las condiciones son inmejorables para mí. Jugué la final como junior en 2011 y desde ese momento supe que era el torneo que quería ganar en mi etapa como profesional”.

Haber coincidido con Rafa Nadal en Roland Garros. “He tenido la mala suerte de coincidir con Rafa. Nunca he logrado derrotarle en este torneo. En los demás torneos sí lo he conseguido, pero vencerle en esa Philippe Chatrier es posiblemente una de las cosas más complicadas que haya en el deporte. Aún así, es mi gran objetivo para este 2021”.

Su objetivo en el Australian Open. “Obviamente quiero ganar el torneo. Cada certamen que juego lo hago para poder ganarlo. Con la excepción de Wimbledon, tal vez. No me relaja nada el hecho de haber ganado ya un Grand Slam. Estoy igual de nervioso que en cada torneo. Eso no va a cambiar para nada hasta el final de mi carrera. Sé que si juego bien y estoy bien preparado, tengo muchas posibilidades de poder llegar lejos en este Open de Australia”.

Aliviado después de ganar su primer Grand Slam. “En general, me siento muy aliviado. Muchos jugadores han llegado a rondas finales en grandes torneos, tienen una carrera increíble, han ganado muchos torneos y aún no saben lo que es ganar un título de Grand Slam. Cuando al final lo logras como me pasó a mí, te alivias un poco y pierdes un poco de presión”.

Jugar sin público en los partidos. “Ha habido momentos muy complicados, como en New York o Londres, donde hubo partidos increíbles y el nivel de tenis fue muy alto. Juegas intercambios sensaciones que 15.000 personas en una cancha disfrutaría. Después de cada punto no se oía nada, solo las personas que están en tu box son los que aplauden. Hay momentos relativamente solitarios para un tenista”.

La burbuja de Australia. “No está siendo realmente malo para mí. Lo más parecido a una burbuja de este calibre fue el US Open. Después tuvimos algo muy parecido en París, Viena o Londres, así que Australia no parece horrible ni mucho menos. Ya me he acostumbrado en estas condiciones. Eso ha facilitado un poco las cosas”.

ATP

El trio mas grande de la historia del tenis

Javier Germán Ayala

Published

on

Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, pelean cabeza a cabeza en la batalla por el mejor jugador de la historia, y el principal condimento son los torneos de Grand Slam en mano de estos tres grandes del deporte blanco. Por Steve Flink, traducido por Javier Ayala.

Los mejores jugadores del tenis se distinguen por su destreza suprema, su extraordinario arte y su asombrosa perspicacia para jugar partidos. Son atletas superiores, competidores de primera línea y personas sobresalientes que saben cómo lograr con la fuerza de su voluntad, la fuerza de su mente y la profundidad de su compromiso. Son mejores que nadie porque encuentran intolerable el sabor de la derrota y pueden manejar una presión casi insoportable con ecuanimidad y creatividad.

Entran Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, un trío de íconos que han capturado a fondo la imaginación del público deportivo colectivamente durante casi dos décadas, dominando de manera integral el deporte con sus hazañas perdurables de la manera más loable posible. Piénselo: Federer y Nadal ahora están juntos en la parte superior de la lista masculina de la mayoría de los títulos individuales ganados con 20 cada uno, mientras que Djokovic está muy por detrás de sus dos principales rivales con 18. Federer tiene 39 años, Nadal 34 y Djokovic 33, pero apenas parece importar; los tres son impenetrables y, en muchos sentidos, eternos. Han luchado ferozmente contra el “Padre del Tiempo”, y siguen siendo los que marcan el ritmo del deporte en los torneos más importantes.

Después de que Djokovic se asegurara recientemente su noveno título del Abierto de Australia para cerrar la brecha entre él y sus renombrados rivales suizos y españoles, los fanáticos del deporte en todo el mundo comenzaron a concentrarse con renovado vigor en la fascinante carrera por la supremacía histórica en los eventos de Grand Slam de prestigio único entre estos. Artistas imponentes. Nos hizo a todos reexaminar la carrera, proyectar lo que podría venir y ver quién eventualmente se parará en la cima de la montaña del tenis cuando todo esté dicho y hecho.

Pero antes de ofrecer mi pronóstico sobre cómo se desarrollará todo esto, permítanme reflexionar sobre lo que ha sucedido a lo largo de los años que nos ha llevado a esta coyuntura. El pasado no es del todo un prólogo, pero vale la pena considerarlo para determinar qué podría deparar el futuro para este trío incomparable.

A fines de 2005, cuando Djokovic ya era el número 83 del mundo, pero aún tenía 18 años y aún no era un auténtico aspirante a las mayores, Federer ya había acumulado seis títulos de Grand Slam. Había obtenido su primer major en Wimbledon en 2003, sumando tres de las principales coronas en 2004, capturando dos más en 2005. Ese fue el año en que Nadal a los 19 obtuvo su primer major en Roland Garros, y así, aunque tenía cinco títulos detrás de su rival suizo, el dinámico zurdo español estaba oficialmente en el tablero y en la persecución.

Tres años después, a finales de 2008, Federer había ampliado su ventaja sobre Nadal. Ahora poseía 13 coronas importantes, mientras que Nadal había elevado su total a cinco, pero seguía por detrás de Federer por un margen aún mayor que el de unos pocos años antes. No obstante, después de conseguir su cuarto título en Roland Garros ese año, Nadal finalmente triunfó en otro lugar en el Campeonato de Grand Slam, derrotando a Federer en el césped del All England Club en una final épica de 2008 para llevarse el título mundial en Wimbledon.

Ese fue seguramente un momento crucial no solo en la rivalidad Nadal-Federer, sino también dentro del ámbito del deporte. Federer había ganado Wimbledon cinco años seguidos hasta entonces, pero Nadal había superado al mejor jugador de césped del mundo en su césped favorito. Mientras tanto, Djokovic dejó su huella durante esa temporada de 2008 en Melbourne, consiguiendo su primer título en el Abierto de Australia y consiguiendo su primer título en el proceso. Ese también fue un momento histórico en la historia del tenis y claramente una señal de lo que vendrá para el carismático serbio.

Pasemos a finales de 2011, cuando Djokovic celebró una temporada espectacular que incluyó triunfos en tres de los cuatro eventos de Grand Slam. Había comenzado esa campaña magníficamente, barriendo 41 partidos seguidos antes de que Federer lo derribara en las semifinales de Roland Garros.

Con esa innovadora temporada 2011, Djokovic ahora tenía cuatro títulos de Grand Slam en su colección, pero Federer y Nadal estaban muy por encima de él con 16 y 10 respectivamente. Sorprendentemente, en 2009, Federer había roto el récord de Pete Sampras de 14 majors masculinos con su sexta carrera por el título de Wimbledon. Pero Federer ganó solo un major en 2010 y ninguno en 2011. Nadal ganó cinco en un lapso de tres años para terminar 2011 más cerca de Federer pero aún muy por detrás del suizo. Y, sin embargo, tanto Federer como Nadal sabían que Djokovic estaba ahora inconfundible e irrevocablemente en la búsqueda. Todavía era inconcebible que Djokovic pudiera alcanzar a Federer, pero los seguidores astutos del juego sabían que Djokovic estaba comenzando a explorar todo su potencial.

El hecho es que Djokovic ganó solo tres majors más entre 2012 y 2014, menos de lo que muchos observadores astutos anticiparon. Nadal acumuló cuatro majors en ese período de tres años, mientras que Federer se llevó solo un título de Grand Slam en ese lapso: Wimbledon en 2012. Y así el conteo se mantuvo así cuando se cerró el telón en 2014: Federer 17, Nadal 14 y Djokovic 7.

Considere dónde estaban las cosas a fines de 2017. Esa temporada Federer y Nadal dividieron las cuatro mayores mientras Djokovic tuvo una temporada difícil. En 2015 y en 2016, Djokovic se había establecido como el primer hombre en ganar cuatro majors seguidos desde que Rod Laver ganó su segundo Grand Slam en 1969. Ganó tres majors en 2015 y dos más en 2016, pero luego sufrió problemas en el codo en 2017 y no pudo agregar a su colección. Para cuando terminó 2017, Federer había subido a 19, Nadal había acumulado 16 y Djokovic tenía 12 de los grandes premios. Los entendidos del tenis estaban obsesionados con la carrera entre Federer y Nadal. Eran un par de competidores revitalizados que estaban escalando regiamente a través de la historia, pero muy conscientes de que Djokovic estaba haciendo avances.

Sin embargo, dado que Nadal es cinco años más joven que Federer, había un sentimiento creciente de que él era el hombre que eventualmente podría igualar o superar a Federer en las mayores. Djokovic estaba luchando físicamente. La mayoría de las autoridades creían que el serbio estaba destinado a concluir su carrera en el tercer lugar de la lista de todos los tiempos, probablemente superando a Sampras eventualmente, pero con una posibilidad remota de superar a Federer y Nadal.

Pero mira lo que ha sucedido desde entonces. Djokovic se sometió a una cirugía en el codo, pero a mediados de 2018 estaba una vez más en la cima de su juego y nuevamente en el flujo de la victoria cuando más importaba. Se aseguró los títulos de Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos en 2018, agregó dos majors más en 2019 y ahora ha ganado los últimos tres Campeonatos del Abierto de Australia.

Ha sido campeón en seis de los últimos diez majors, elevando el total de títulos de Grand Slam de su carrera a 18. Mientras tanto, Nadal empató con Federer en 20 el otoño pasado con su 13º triunfo en el Abierto de Francia. La consistencia del español, más destacada en Roland Garros, ha sido su mayor virtud. Estableció un récord de hombres al obtener al menos una especialización durante diez años consecutivos (2005-2014). En 14 de las 16 temporadas anteriores, de 2005 a 2020, se llevó uno o más majors. Se ha ganado su lugar junto a Federer en la parte superior de la lista. El Maestro suizo, sin embargo, ha estado fuera de circulación en las mayores desde que perdió ante Djokovic en las semifinales del Abierto de Australia 2020. Antes de eso, tuvo dos puntos de partido en la final de Wimbledon de 2019 antes de quedarse corto ante Djokovic en un éxito de taquilla, haciendo una reverencia galante en un desempate en el quinto set jugado en 12-12. Se había perdido una oportunidad de oro para vencer a Nadal y Djokovic en el mismo torneo de Grand Slam, una hazaña que nunca se había dado cuenta.

Federer regresará pronto a Doha después de más de un año fuera del juego luego de dos cirugías de rodilla. Nunca debe ser subestimado. En 2017, regresó de otra cirugía de rodilla y, luego de seis meses fuera del juego, sorprendió a Nadal en la final del Abierto de Australia, ganando espectacularmente cinco juegos seguidos 1-3 en el quinto set para sellar la corona. Más tarde ese año, ganó su octavo título de Wimbledon para establecer un récord masculino y luego, a principios de 2018, defendió su corona del Abierto de Australia.

Ese fue el tercer triunfo de Federer en sus últimos cuatro torneos de Grand Slam (se saltó el Abierto de Francia de 2017) y el suizo estaba en una carrera gloriosa. Pero ahora se enfrenta a la realidad de cumplir 40 años en agosto y regresar después de una larga pausa. Bien podría volver a pasar por alto Roland Garros y dedicar toda su energía e inspiración a ganar Wimbledon por novena vez y así asegurar un 21º major.

Como el jugador de césped más natural del mundo y un campeón absolutamente decidido a prosperar una vez más cuando más cuenta, Federer debe ser tomado en serio en Londres. Y esa podría ser su última mejor oportunidad para imponerse en un gran torneo de tenis. No lo dejaría pasar por ganar este año en el césped de Wimbledon.

Y, sin embargo, por prodigioso que sea, las probabilidades están en contra de que Federer gane más majors. Pero ese no es el caso, por supuesto, tanto de Nadal como de Djokovic.

El español será un gran favorito en junio para ganar Roland Garros por quinto año consecutivo y la decimocuarta vez en general. Luego se adelantaría a Federer por primera vez y alargaría la ventaja de su carrera sobre Djokovic en las cuatro mayores a tres títulos. Djokovic ha trabajado extraordinariamente duro para moverse a dos títulos de sus principales rivales, y una victoria de Nadal en París (que espero) supondría una carga adicional para Djokovic tanto en Wimbledon como en el Abierto de Estados Unidos. Djokovic necesitaría con urgencia ganar al menos uno de esos dos torneos. Prevalecer en ambos será difícil, pero no imposible. Ha ganado cinco títulos de Wimbledon en total, incluidas las dos últimas veces que jugó allí en 2018 y 2019. En el Abierto de Estados Unidos, Djokovic no ha aprovechado sus oportunidades tan bien, perdiendo cinco de sus ocho finales en Nueva York.

Mi predicción es que Djokovic gane un major más este año en Wimbledon y, por lo tanto, se mantenga a dos de Nadal y Federer en la irresistible persecución histórica. En mi opinión, Nadal concluirá la campaña 2021 con 21 majors y Djokovic se ubicará en 19.

¿Qué pasa entonces? Sin duda, 2022 será crucial tanto para el español como para el serbio. Creo que Djokovic tiene una muy buena oportunidad de llevarse su décimo título del Abierto de Australia, y una vez más hará un gran esfuerzo en Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. La vista aquí es que capturará dos grandes (Australia y EE. UU) durante la temporada 2022. La pregunta es la siguiente: ¿ganará Nadal un 15º Abierto de Francia? Si lo hace, (y digo que lo hará) los dos grandes jugadores estarían separados por un título importante de cara a 2023, ya que Nadal llega a los 22 y Djokovic a los 21 el próximo año.

La opinión aquí es que 2023 bien podría ser el último gran año para ambas superestrellas. Nadal cumplirá 37 años en junio de ese año; Djokovic llega a los 36 en mayo. Deben aprovechar al máximo sus aperturas. Supongo que Nadal finalmente volverá a perder en Roland Garros y que no ganará ninguno de los “Cuatro Grandes” en 2023. Djokovic, sin embargo, encontrará la manera de asegurar dos majors más en Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. Sería una tarea difícil para el serbio, pero creo que puede realizar esa hazaña.

Así que ahí lo tienes. Djokovic concluirá su carrera con 23 majors y Nadal se conformará con 22. Federer debería permanecer en 20. ¿Resolvería eso, de una vez por todas, el debate G.O.A.T (El más grande de todos los tiempos)? No necesariamente. En primer lugar, ni Rod Laver ni Pete Sampras pueden pasarse por alto en ese debate. Laver ganó dos Grand Slams, logrando esa hazaña en 1962 y 1969. Sampras pasó un récord de seis años consecutivos en el No. 1 (1993-98) en el mundo y compitió en una era en la que había una mayor diversidad de estilos de juego en la parte superior y, sin embargo, ganó 14 de 18 finales en los eventos de Grand Slam. En mi opinión, Sampras en su mejor momento en interiores y en canchas duras y de césped es un mejor jugador que cualquiera que haya levantado una raqueta.

¿Podemos juzgar a Federer, Nadal y Djokovic únicamente por sus números en los grandes torneos? La respuesta, enfáticamente, es no. Djokovic actualmente tiene una ventaja de 29-27 cabeza a cabeza sobre Nadal y tiene un récord de 27-23 contra Federer. Esas cifras importan. Eso refuerza el caso del serbio. Una pluma en la gorra de Federer es su asombrosa consistencia. Ha ganado 103 torneos en general en su carrera, mientras que Nadal ha acumulado 86 y Djokovic 82. Dudo que Nadal o Djokovic alcancen a Federer. La pregunta más importante es: ¿puede Federer superar a Jimmy Connors, que posee un récord de 109 títulos en su carrera en la Era Abierta? Dudo que Federer supere a Connors, pero tiene una posibilidad remota. Federer llegó una vez a 23 semifinales consecutivas en las mayores (2004-2010) en su mejor momento y llegó al menos a los cuartos de final en 36 mayores consecutivas (2004-2013). Ese es un estándar incomparable de excelencia duradera.

Djokovic romperá el récord de Federer durante la mayoría de las semanas en el No. 1 del mundo la próxima semana cuando llegue al 311 y, si puede terminar 2021 en el No. 1, sería el primer hombre en terminar siete años en la cima… ¿Y Nadal? Nadie ha dominado nunca de forma tan completa en una superficie como él lo ha hecho en tierra batida. Así que solo el tiempo dirá dónde terminan estos tres grandes hombres en la escala histórica del tenis. Mientras tanto, todos podemos maravillarnos con este trío a medida que hacen más historia, nos inspiran con sus actos heroicos y concluyen sus brillantes carreras.

Continue Reading

ATP

Diego Schwartzman y un debut de menor a mayor en el Argentina Open: “Con el correr del partido me fui sintiendo mejor en la cancha”

Iván Tricárico

Published

on

Foto: Argentina Open| Sergio Llamera

El número 9 del mundo se impuso en sets corridos sobre el eslovaco Lukas Klein y se clasificó a los cuartos de final del ATP 250 de Buenos Aires. Por Iván Tricárico.

Debut ganador. El albiceleste sumó su primer triunfo en la presente edición del torneo que se desarrolla en las canchas de polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis Club al doblegar por 6-4 y 6-4 al tenista de Bratislava, quien ingresó al cuadro principal del certamen al sortear la clasificación previa.

En el primer set, Peque no estuvo cómodo en la cancha y por momentos se lo vio fastidioso. Luego de un inicio muy nivelado, donde ambos jugadores se quebraron el servicio, el pupilo de Juan Ignacio Chela pudo cerrar el primer parcial recién en el décimo game al dibujar el 6-4 en el marcador.

Con el primer capítulo en su bolsillo, el finalista del Argentina Open 2019, quebró rápidamente el servicio de su rival y se colocó 2-0 en el luminoso. Ventaja que amplió en el séptimo game para finalmente completar su faena en el octavo juego luego de salvar dos bolas de break.

“Estoy muy contento. Quizás no jugué mi mejor partido. Prefiero empezar de menor a mayor. No conocía a mi rival, lo que a veces no te permite jugar bien. Volver a jugar de local, con la mayoría de mi círculo íntimo en la cancha, me puso un poco más nervioso de lo habitual, sin embargo con el correr de los puntos me empecé a sentir mucho más cómodo”, analizó el pupilo de Juan Ignacio Chela.

“Hoy devolví muy bien, aunque cometí algunos errores al final del partido por la ansiedad. Esto me molestó bastante porque no suelo cometer estos fallos con la devolución”, agregó.

Con respecto a los dolores en su rodilla que lo tuvieron a mal traer la semana pasada en Córdoba, el sudamericano confesó que la situación mejoró mucho. “Hoy no sentí dolor, estuve mucho más rápido y pude jugar de la forma que me gusta”, comentó.

“Creo que la ATP hizo lo correcto con el tema del ránking, ya que poco a poco tenemos que volver a la clasificación que tiene en cuenta las últimas 52 semanas. Más allá de que haya algunos detalles para corregir, estoy a favor de lo que anunciaron”, argumentó el argentino ante la consulta de Ubitennis sobre su opinión sobre el anuncio que hizo la ATP el último martes. “Me parece que voz tiene el que realmente se quiere involucrar, más allá del ranking que tenga”, continuó.

Consultado sobre la vuelta del circuito WTA a Argentina luego de 34 años, Peque fue muy claro y se lo atribuyó a Nadia Podoroska. “Está potenciando mucho al tenis femenino en el país gracias a sus actuaciones. Esto me pone muy contento, ya que el tenis femenino suelo estar un poco relegado por la poca cantidad de torneos que hay en la región”, ex´resó.

Por un lugar en las semifinales del ATP 250 de Buenos Aires, Diego Schwartzman se enfrentará ante el español Jaume Munar, quien esta noche derrotó en sets corridos al estadounidense Frances Tiafoe. “Jugamos dos veces, una en cemento y otra en polvo de ladrillo con condiciones muy similares a las de Buenos Aires. Él viene jugando muy bien. Esta semana ganó 5 partidos. Es muy peligroso cuando está sólido y fresco físicamente porque te hace jugar una bola más. Por suerte, este tipo de jugadores te dejan jugar y probar cosas. Va a ser un partido muy duro”, concluyó.

Continue Reading

ATP

Jaume Munar, sigue sumando en Buenos Aires y sueña en grande: “Me siento competitivo y creo mucho en mí”

Iván Tricárico

Published

on

Foto Argentina Open|Sergio Llamera

El español se instaló en los cuartos de final del Argentina Open 2021 al derrotar en sets corridos al estadounidense Frances Tiafoe, octavo preclasificado. Por Iván Tricárico.

El mallorquín sumó un nuevo triunfo en Buenos Aires al doblegar por 7-6(4) y 6-4 al potente jugador norteamericano y se ganó un lugar entre los mejores 8 tenistas del certamen que se disputa en las canchas de polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Luego de un 2020 muy irregular, el pupilo de la Rafa Nadal Academy se reencontró con su tenis en 2021. A comienzos de febrero se consagró campeón en el Challenger de Antalya y una semana más tarde fue finalista en otro desarrollado en la misma ciudad. En su vuelta a Sudamérica y al circuito ATP, el ibérico perdió en la primera ronda del Córdoba Open, pero lejos de desanimarse, superó con autoridad la qualy del Argentina Open y luego firmó dos triunfos en fila.

“A diferencia del pasado, hoy creo en mí. Me siento competitivo y sueño en grande. Sé que voy a mejorar el ranking que tuve anteriormente (52°) y obviamente sueño con el Top Ten”, expresó el oriundo de Santanyi.

“Para mí la gira Sudamérica es muy exigente a nivel mental y físico. No sé puede venir a probar, tienes que venir muy preparado física y mentalmente. Son torneos muy exigentes. La tierra batida es una superficie bonita pero requiere mucho trabajo”, enfatizó el nacido en Mallorca.

Con respecto a Rafael Nadal, su máximo ídolo y mentor, Jaume confesó que el número 2 del mundo tiene un lugar muy especial en su vida y en su carrera. “Siempre cuidó de mí y trató de hacerme mejorar. Su influencia es muy grande y positiva. Lo considero un amigo más que un compañero de trabajo”, agregó.

“Estoy muy feliz de poder jugar al tenis más allá de la dura situación que está atravesando el mundo. Hay gente que la está pasando muy mal. Nosotros no estamos en una posición para quejarnos. Las burbujas son la única posibilidad que tenemos para competir y estoy muy agradecido a ellas”, manifestó el ex número 52 del mundo.

Finalmente, el español se sinceró y dejó en claro que si bien Buenos Aires no es el lugar donde se siente más cómodo para jugar es uno de sus sitios favoritos para estar. “Es una de mis ciudades favoritas por el bienestar que me brinda cada vez que vengo”, concluyó.

El próximo rival de Jaume Munar en el Argentina Open será el ganador del partido entre el local Diego Schwartzman y el eslovaco Lukas Klein.

Continue Reading

Tendencias