Connect with us

ATP

El trio mas grande de la historia del tenis

Javier Germán Ayala

Published

on

Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, pelean cabeza a cabeza en la batalla por el mejor jugador de la historia, y el principal condimento son los torneos de Grand Slam en mano de estos tres grandes del deporte blanco. Por Steve Flink, traducido por Javier Ayala.

Los mejores jugadores del tenis se distinguen por su destreza suprema, su extraordinario arte y su asombrosa perspicacia para jugar partidos. Son atletas superiores, competidores de primera línea y personas sobresalientes que saben cómo lograr con la fuerza de su voluntad, la fuerza de su mente y la profundidad de su compromiso. Son mejores que nadie porque encuentran intolerable el sabor de la derrota y pueden manejar una presión casi insoportable con ecuanimidad y creatividad.

Entran Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, un trío de íconos que han capturado a fondo la imaginación del público deportivo colectivamente durante casi dos décadas, dominando de manera integral el deporte con sus hazañas perdurables de la manera más loable posible. Piénselo: Federer y Nadal ahora están juntos en la parte superior de la lista masculina de la mayoría de los títulos individuales ganados con 20 cada uno, mientras que Djokovic está muy por detrás de sus dos principales rivales con 18. Federer tiene 39 años, Nadal 34 y Djokovic 33, pero apenas parece importar; los tres son impenetrables y, en muchos sentidos, eternos. Han luchado ferozmente contra el “Padre del Tiempo”, y siguen siendo los que marcan el ritmo del deporte en los torneos más importantes.

Después de que Djokovic se asegurara recientemente su noveno título del Abierto de Australia para cerrar la brecha entre él y sus renombrados rivales suizos y españoles, los fanáticos del deporte en todo el mundo comenzaron a concentrarse con renovado vigor en la fascinante carrera por la supremacía histórica en los eventos de Grand Slam de prestigio único entre estos. Artistas imponentes. Nos hizo a todos reexaminar la carrera, proyectar lo que podría venir y ver quién eventualmente se parará en la cima de la montaña del tenis cuando todo esté dicho y hecho.

Pero antes de ofrecer mi pronóstico sobre cómo se desarrollará todo esto, permítanme reflexionar sobre lo que ha sucedido a lo largo de los años que nos ha llevado a esta coyuntura. El pasado no es del todo un prólogo, pero vale la pena considerarlo para determinar qué podría deparar el futuro para este trío incomparable.

A fines de 2005, cuando Djokovic ya era el número 83 del mundo, pero aún tenía 18 años y aún no era un auténtico aspirante a las mayores, Federer ya había acumulado seis títulos de Grand Slam. Había obtenido su primer major en Wimbledon en 2003, sumando tres de las principales coronas en 2004, capturando dos más en 2005. Ese fue el año en que Nadal a los 19 obtuvo su primer major en Roland Garros, y así, aunque tenía cinco títulos detrás de su rival suizo, el dinámico zurdo español estaba oficialmente en el tablero y en la persecución.

Tres años después, a finales de 2008, Federer había ampliado su ventaja sobre Nadal. Ahora poseía 13 coronas importantes, mientras que Nadal había elevado su total a cinco, pero seguía por detrás de Federer por un margen aún mayor que el de unos pocos años antes. No obstante, después de conseguir su cuarto título en Roland Garros ese año, Nadal finalmente triunfó en otro lugar en el Campeonato de Grand Slam, derrotando a Federer en el césped del All England Club en una final épica de 2008 para llevarse el título mundial en Wimbledon.

Ese fue seguramente un momento crucial no solo en la rivalidad Nadal-Federer, sino también dentro del ámbito del deporte. Federer había ganado Wimbledon cinco años seguidos hasta entonces, pero Nadal había superado al mejor jugador de césped del mundo en su césped favorito. Mientras tanto, Djokovic dejó su huella durante esa temporada de 2008 en Melbourne, consiguiendo su primer título en el Abierto de Australia y consiguiendo su primer título en el proceso. Ese también fue un momento histórico en la historia del tenis y claramente una señal de lo que vendrá para el carismático serbio.

Pasemos a finales de 2011, cuando Djokovic celebró una temporada espectacular que incluyó triunfos en tres de los cuatro eventos de Grand Slam. Había comenzado esa campaña magníficamente, barriendo 41 partidos seguidos antes de que Federer lo derribara en las semifinales de Roland Garros.

Con esa innovadora temporada 2011, Djokovic ahora tenía cuatro títulos de Grand Slam en su colección, pero Federer y Nadal estaban muy por encima de él con 16 y 10 respectivamente. Sorprendentemente, en 2009, Federer había roto el récord de Pete Sampras de 14 majors masculinos con su sexta carrera por el título de Wimbledon. Pero Federer ganó solo un major en 2010 y ninguno en 2011. Nadal ganó cinco en un lapso de tres años para terminar 2011 más cerca de Federer pero aún muy por detrás del suizo. Y, sin embargo, tanto Federer como Nadal sabían que Djokovic estaba ahora inconfundible e irrevocablemente en la búsqueda. Todavía era inconcebible que Djokovic pudiera alcanzar a Federer, pero los seguidores astutos del juego sabían que Djokovic estaba comenzando a explorar todo su potencial.

El hecho es que Djokovic ganó solo tres majors más entre 2012 y 2014, menos de lo que muchos observadores astutos anticiparon. Nadal acumuló cuatro majors en ese período de tres años, mientras que Federer se llevó solo un título de Grand Slam en ese lapso: Wimbledon en 2012. Y así el conteo se mantuvo así cuando se cerró el telón en 2014: Federer 17, Nadal 14 y Djokovic 7.

Considere dónde estaban las cosas a fines de 2017. Esa temporada Federer y Nadal dividieron las cuatro mayores mientras Djokovic tuvo una temporada difícil. En 2015 y en 2016, Djokovic se había establecido como el primer hombre en ganar cuatro majors seguidos desde que Rod Laver ganó su segundo Grand Slam en 1969. Ganó tres majors en 2015 y dos más en 2016, pero luego sufrió problemas en el codo en 2017 y no pudo agregar a su colección. Para cuando terminó 2017, Federer había subido a 19, Nadal había acumulado 16 y Djokovic tenía 12 de los grandes premios. Los entendidos del tenis estaban obsesionados con la carrera entre Federer y Nadal. Eran un par de competidores revitalizados que estaban escalando regiamente a través de la historia, pero muy conscientes de que Djokovic estaba haciendo avances.

Sin embargo, dado que Nadal es cinco años más joven que Federer, había un sentimiento creciente de que él era el hombre que eventualmente podría igualar o superar a Federer en las mayores. Djokovic estaba luchando físicamente. La mayoría de las autoridades creían que el serbio estaba destinado a concluir su carrera en el tercer lugar de la lista de todos los tiempos, probablemente superando a Sampras eventualmente, pero con una posibilidad remota de superar a Federer y Nadal.

Pero mira lo que ha sucedido desde entonces. Djokovic se sometió a una cirugía en el codo, pero a mediados de 2018 estaba una vez más en la cima de su juego y nuevamente en el flujo de la victoria cuando más importaba. Se aseguró los títulos de Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos en 2018, agregó dos majors más en 2019 y ahora ha ganado los últimos tres Campeonatos del Abierto de Australia.

Ha sido campeón en seis de los últimos diez majors, elevando el total de títulos de Grand Slam de su carrera a 18. Mientras tanto, Nadal empató con Federer en 20 el otoño pasado con su 13º triunfo en el Abierto de Francia. La consistencia del español, más destacada en Roland Garros, ha sido su mayor virtud. Estableció un récord de hombres al obtener al menos una especialización durante diez años consecutivos (2005-2014). En 14 de las 16 temporadas anteriores, de 2005 a 2020, se llevó uno o más majors. Se ha ganado su lugar junto a Federer en la parte superior de la lista. El Maestro suizo, sin embargo, ha estado fuera de circulación en las mayores desde que perdió ante Djokovic en las semifinales del Abierto de Australia 2020. Antes de eso, tuvo dos puntos de partido en la final de Wimbledon de 2019 antes de quedarse corto ante Djokovic en un éxito de taquilla, haciendo una reverencia galante en un desempate en el quinto set jugado en 12-12. Se había perdido una oportunidad de oro para vencer a Nadal y Djokovic en el mismo torneo de Grand Slam, una hazaña que nunca se había dado cuenta.

Federer regresará pronto a Doha después de más de un año fuera del juego luego de dos cirugías de rodilla. Nunca debe ser subestimado. En 2017, regresó de otra cirugía de rodilla y, luego de seis meses fuera del juego, sorprendió a Nadal en la final del Abierto de Australia, ganando espectacularmente cinco juegos seguidos 1-3 en el quinto set para sellar la corona. Más tarde ese año, ganó su octavo título de Wimbledon para establecer un récord masculino y luego, a principios de 2018, defendió su corona del Abierto de Australia.

Ese fue el tercer triunfo de Federer en sus últimos cuatro torneos de Grand Slam (se saltó el Abierto de Francia de 2017) y el suizo estaba en una carrera gloriosa. Pero ahora se enfrenta a la realidad de cumplir 40 años en agosto y regresar después de una larga pausa. Bien podría volver a pasar por alto Roland Garros y dedicar toda su energía e inspiración a ganar Wimbledon por novena vez y así asegurar un 21º major.

Como el jugador de césped más natural del mundo y un campeón absolutamente decidido a prosperar una vez más cuando más cuenta, Federer debe ser tomado en serio en Londres. Y esa podría ser su última mejor oportunidad para imponerse en un gran torneo de tenis. No lo dejaría pasar por ganar este año en el césped de Wimbledon.

Y, sin embargo, por prodigioso que sea, las probabilidades están en contra de que Federer gane más majors. Pero ese no es el caso, por supuesto, tanto de Nadal como de Djokovic.

El español será un gran favorito en junio para ganar Roland Garros por quinto año consecutivo y la decimocuarta vez en general. Luego se adelantaría a Federer por primera vez y alargaría la ventaja de su carrera sobre Djokovic en las cuatro mayores a tres títulos. Djokovic ha trabajado extraordinariamente duro para moverse a dos títulos de sus principales rivales, y una victoria de Nadal en París (que espero) supondría una carga adicional para Djokovic tanto en Wimbledon como en el Abierto de Estados Unidos. Djokovic necesitaría con urgencia ganar al menos uno de esos dos torneos. Prevalecer en ambos será difícil, pero no imposible. Ha ganado cinco títulos de Wimbledon en total, incluidas las dos últimas veces que jugó allí en 2018 y 2019. En el Abierto de Estados Unidos, Djokovic no ha aprovechado sus oportunidades tan bien, perdiendo cinco de sus ocho finales en Nueva York.

Mi predicción es que Djokovic gane un major más este año en Wimbledon y, por lo tanto, se mantenga a dos de Nadal y Federer en la irresistible persecución histórica. En mi opinión, Nadal concluirá la campaña 2021 con 21 majors y Djokovic se ubicará en 19.

¿Qué pasa entonces? Sin duda, 2022 será crucial tanto para el español como para el serbio. Creo que Djokovic tiene una muy buena oportunidad de llevarse su décimo título del Abierto de Australia, y una vez más hará un gran esfuerzo en Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. La vista aquí es que capturará dos grandes (Australia y EE. UU) durante la temporada 2022. La pregunta es la siguiente: ¿ganará Nadal un 15º Abierto de Francia? Si lo hace, (y digo que lo hará) los dos grandes jugadores estarían separados por un título importante de cara a 2023, ya que Nadal llega a los 22 y Djokovic a los 21 el próximo año.

La opinión aquí es que 2023 bien podría ser el último gran año para ambas superestrellas. Nadal cumplirá 37 años en junio de ese año; Djokovic llega a los 36 en mayo. Deben aprovechar al máximo sus aperturas. Supongo que Nadal finalmente volverá a perder en Roland Garros y que no ganará ninguno de los “Cuatro Grandes” en 2023. Djokovic, sin embargo, encontrará la manera de asegurar dos majors más en Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. Sería una tarea difícil para el serbio, pero creo que puede realizar esa hazaña.

Así que ahí lo tienes. Djokovic concluirá su carrera con 23 majors y Nadal se conformará con 22. Federer debería permanecer en 20. ¿Resolvería eso, de una vez por todas, el debate G.O.A.T (El más grande de todos los tiempos)? No necesariamente. En primer lugar, ni Rod Laver ni Pete Sampras pueden pasarse por alto en ese debate. Laver ganó dos Grand Slams, logrando esa hazaña en 1962 y 1969. Sampras pasó un récord de seis años consecutivos en el No. 1 (1993-98) en el mundo y compitió en una era en la que había una mayor diversidad de estilos de juego en la parte superior y, sin embargo, ganó 14 de 18 finales en los eventos de Grand Slam. En mi opinión, Sampras en su mejor momento en interiores y en canchas duras y de césped es un mejor jugador que cualquiera que haya levantado una raqueta.

¿Podemos juzgar a Federer, Nadal y Djokovic únicamente por sus números en los grandes torneos? La respuesta, enfáticamente, es no. Djokovic actualmente tiene una ventaja de 29-27 cabeza a cabeza sobre Nadal y tiene un récord de 27-23 contra Federer. Esas cifras importan. Eso refuerza el caso del serbio. Una pluma en la gorra de Federer es su asombrosa consistencia. Ha ganado 103 torneos en general en su carrera, mientras que Nadal ha acumulado 86 y Djokovic 82. Dudo que Nadal o Djokovic alcancen a Federer. La pregunta más importante es: ¿puede Federer superar a Jimmy Connors, que posee un récord de 109 títulos en su carrera en la Era Abierta? Dudo que Federer supere a Connors, pero tiene una posibilidad remota. Federer llegó una vez a 23 semifinales consecutivas en las mayores (2004-2010) en su mejor momento y llegó al menos a los cuartos de final en 36 mayores consecutivas (2004-2013). Ese es un estándar incomparable de excelencia duradera.

Djokovic romperá el récord de Federer durante la mayoría de las semanas en el No. 1 del mundo la próxima semana cuando llegue al 311 y, si puede terminar 2021 en el No. 1, sería el primer hombre en terminar siete años en la cima… ¿Y Nadal? Nadie ha dominado nunca de forma tan completa en una superficie como él lo ha hecho en tierra batida. Así que solo el tiempo dirá dónde terminan estos tres grandes hombres en la escala histórica del tenis. Mientras tanto, todos podemos maravillarnos con este trío a medida que hacen más historia, nos inspiran con sus actos heroicos y concluyen sus brillantes carreras.

ATP

Pablo Carreño Busta gana y se cita con Schwartzman: “Diego es un rival directo para meterme en el top ten”

Published

on

El tenista español venció a su compatriota Bernabé Zapata Miralles en sets corridos y avanzó a los cuartos de final del ATP 500 de Barcelona. Por Matías Romero.

El gijonés precisó de una hora y 26 minutos para dejar en el camino al valenciano con parciales 6-3 y 6-4. Con mucha presencia, el actual 13° del mundo se instaló entre los mejores ocho en Conde de Godó, donde se medirá con el argentino Diego Schwartzman.

En rueda de prensa, Carreño Busta analizó su victoria: “Pienso que jugué un gran partido hoy. Quizás Bernabé jugó mejor en el segundo set y me costó cerrarlo, pero creo que mi nivel siempre fue muy bueno sobre la pista. Me sentí cómodo. Me siento bien y estoy con confianza. Estoy feliz por haber ganado hoy”.

Sobre su próximo rival, expresó: “Diego es un gran jugador. Es muy sólido desde la base, espero un partido muy cerrado con peloteos largos desde el fondo. La clave quizás está en la agresividad. Intentaré dominar los puntos y presionar más que él”.

Respecto a su enfrentamiento con Zapata Miralles, agregó: “Era la primera vez que nos enfrentábamos. Ambos veníamos jugando bien. Ha sido un partido bonito y disputado. En el segundo set Berni ha jugado muy bien, ha llegado a todo, ha sido muy agresivo. Ha sido importante para mí mantener la calma y aceptar que él estaba mejor en la pista para poder llevarme la victoria”

Para cerrar, volvió a manifestar la importancia del partido de mañana ante Diego Schwartzman, un rival directo en su lucha por regresar al Top Ten: “Justo el otro día estábamos en el gimnasio y hablamos. Hemos jugado pocas veces a pesar de estar allí arriba varios años. En esta oportunidad coincidimos. Jugar contra él siempre será una batalla. Van haber momentos complicados donde voy a tener que sufrir. Es un rival directo para meterme en el top ten. Quizás el ranking protegido me ha perjudicado un poco, me está costando volver allí. No defiendo muchos puntos en los próximos torneos así que voy a intentar darlo todo sin obsesionarme. Mañana es un partido importante, más en Barcelona, me haría mucha ilusión ganar”.

Continue Reading

ATP

Diego Schwartzman a paso firme en Barcelona: “Juegue un muy buen partido”

Javier Germán Ayala

Published

on

El argentino dejó en el camino al francés Corentin Moutet y se instaló en los cuartos de final, instancia a la que accedió en ocho de los últimos nueve torneos sobre polvo de ladrillo. Por Javier Ayala.

Luego de la rápida despedida en el Masters 1000 de Montecarlo la semana pasada, el argentino tuvo que batallar en su debut en Barcelona en el día de ayer y hoy ya pudo demostrar una versión mejorada y venció cómodamente al francés Corentin Moutet por 6-4 y 6-2.

Con este triunfo, el “peque” accedió a los cuartos de final logrando una gran secuencia de resultados, a pesar de la derrota en Montecarlo, sobre polvo de ladrillo. En ocho de los últimos nueve torneos que disputó sobre polvo de ladrillo, el Sudamericano se metió en los cuartos de final siendo uno de los grandes exponentes de la superficie naranja. Para seguir sumando logros que hacen que sea uno de los mejores sobre polvo de ladrillo, en lo que va del año 2021, Diego gano 7 de los 9 partidos que jugó.

En los papeles no era un partido sencillo para Diego, teniendo en cuenta los antecedentes del europeo que tuvo varios problemas con Guido Pella y con varios jugadores del circuito, pero más allá de mentalizar que podía llegar a pasar algo de ese tema, lo tomo con mucha tranquilidad, están concentrado en su juego, “Cada partido es distinto, por lo que surgen circunstancias que hacen que cada jugador reaccione de manera diferente y a veces surgen alginas peleas o discusiones entre jugadores, jugador con el árbitro, distintas situaciones que se pueden dar en los partidos. Hoy estaba jugando un buen tenis, el más allá de que en un momento se tiro al piso, no paso mucho. Me reconoció muchos tiros míos que fueron buenos. No hubo nada por lo que discutir, aunque sabía que quizás se podría dar una situación de discusión. Trate de estar enfocado y me salió muy bien”.

El numero nueve del mundo comentó que no estuvo para nada cómodo en el principado, pero que en suelo español, con gran entrenamiento, esta pudiendo encontrarse a si mismo y va por más, “Me hubiera gustado estar en este nivel en Montecarlo, pero no se dio. No estaba cómodo, las condiciones de este año no me gustaron este año. Lamentablemente no venia entrenando bien previo al partido y en el partido no lo pude cambiar. Y acá el primer día ya me sentí cómodo, sin embargo, son las mismas pelotas, y todavía no me sentía cómodo. Entrene bastante, intente volver a la simpleza y a lo básico de mi juego para poder encontrarme de a poco. Ayer estuve cerca de perder, pero sigue en la lucha, e igualmente si no hubiese ganado ya era mejor de lo que había jugado en Montecarlo pero estoy en esa buscada que siempre repito y parece obvio, pero se que si juego bien tengo muchas chances de ganar. Hoy juegue un muy buen partido”.

En la próxima ronda por un lugar en las semifinales tendrá que enfrentar al español Pablo Carreño Busta, con quien está un partido por lado en duelos previos, ambos en cemento en el año 2017, por lo que será un partido totalmente distinto.

Continue Reading

ATP

Rafael Nadal: “Soy consciente de que he jugado poco tenis de competición este último año y que tengo que pasar por momentos difíciles”

Published

on

By

La superioridad a la que nos tiene acostumbrado el rey de la tierra Rafa Nadal, no se está terminando de ver en los encuentros de este comienzo de temporada de tierra batida. A pesar de que las dos primeras rondas de Montecarlo, Rafa mostró su nivel habitual, en los dos primeros encuentros de Barcelona, esta sufriendo más de lo habitual. Hoy ha conseguido derrotar al siempre rocoso, Kei Nishikori por 6-0 2-6 6-2 tras 2h 20’ de encuentro. Por Juan Luis Lázaro.

Nada hacía presagiar, después del primer parcial del encuentro, que Rafa tendría que emplearse a fondo para sacar su encuentro de tercera ronda del Conde de Godó adelante. Tras sumar siete juegos consecutivos, mostrando un tenis de alto nivel ante un rival que concede muy pocos puntos gratis, llegaba la reacción del tenista nipón, que viéndose fuera del torneo, quiso vender cara su derrota.

Tras el primer juego, en el que Rafa ya tuvo que salvar una bola de break, el balear comenzó a sufrir cada vez que encaraba un juego con su saque. Dos breaks del japones, en el tercer y séptimo juegos del parcial, le permitían finalmente cerrar el segundo set, con un claro 6-2 a su favor, con las espadas aún en todo lo alto.

Rafa sufría y de que manera, al comienzo del tercer set, teniendo que levantar un 0-40, pero por eso es el rey de la tierra. Otra bola de rotura salvada en el tercer juego, precedía al break que le allanaría el camino hacia la victoria. Rafa se colocaba con 4-1 a su favor, pero el choque no estaba sentenciado. La sentencia llegaba quizás en la quinta bola de rotura en el set que salvaba Rafa en el séptimo juego. El español sacaba su servicio adelante y se prestaba a restar para sacar su billete para cuartos, y con una derecha paralela, cerraba un encuentro que se le complicó por momentos pero que finalmente cayó de su lado.

En la siguiente ronda, Rafa se medirá al británico Cameron Norrie, que se ha visto favorecido en el día de hoy por la retirada del belga David Goffin.

Al término del encuentro el tenista español acudía a sala de prensa donde declaraba lo siguiente:

Acerca de su rival

“Pienso que Kei ha jugado a un gran nivel después del primer set. Ha sido un partido muy disputado en el que é ha jugado un gran tenis después del primer set. Está claro que el necesita estar bien de salud para poder volver al Top 10. Yo conozco muy bien la sensación de tener que parar por una lesión y después volver y si, Kei está de vuelta y creo que si está sano volverá a los puestos altos del circuito.”

Cambio de táctica en el tercer set

“Después del segundo set, estaba claro que necesitaba cambiar algo. He resistido al comienzo del set y sabia que necesitaba jugar bien cada bola. He jugado más agresivo, tenia que cambiar las direcciones de las bolas y evidentemente tenía que sobrevivir al juego de Kei, y jugar mejor que lo que había hecho en el set anterior.”

¿Más problemas con el servicio que de lo habitual?

“Creo que estoy utilizando mi servicio de forma correcta. Cuando tuve un mal día ante Rublev en Montecarlo pensaba que tenía que volver a sentir mi servicio en la dirección correcta. Hoy he servido mejor que ayer y en momentos importantes he tenido buenos servicios. No creo que tenga grandes problemas con mi servicio y confío mucho en él y no creo que tenga problemas en las próximas semanas. Tengo que trabajar evidentemente para ganar confianza y ganar partidos duros como el de hoy, evidentemente te dan mucha confianza. Este es el camino para salvar momentos complicados que se plantean en los partidos. He ganado dos partidos en tres sets y no encuentro cosas negativas, y si bastantes cosas positivas, ya que necesito crecer en esos momentos complicados para alcanzar las victorias. Mañana tengo otra oportunidad y es otro desafío para poder mejorar.”

Sensaciones del encuentro

“Creo que he conseguido una victoria importante. En muchos momentos del encuentro he jugado bien, pero delante tenía un rival que ha jugado a un nivel muy alto y me ha complicado el encuentro, pero en general estoy bastante satisfecho. A nivel de energía, con esa forma de enfocar los puntos, de enfocar los partidos ha sido completamente diferente. Más allá del resultado este tipo de encuentros es lo que necesito de cara a lo que viene y evidentemente necesito seguir mejorando. Necesito partidos, victorias y horas en pista para poder mejorar y afrontar momentos difíciles que seguro llegaran.”

¿Camino correcto?

“Yo tengo que hacer mi camino y soy consciente de que las cosas son complicadas. Si hubiera sido capaz de ganar ese partido de cuartos de final de Montecarlo y llegar a la final, las cosas hubieran sido un poco más sencillas después, pero el “y si” es un término que se utiliza mucho, pero yo no soy muy fan de este término. Cada uno tiene lo que tiene y tiene que convivir con ello. Soy consciente de que he jugado poco tenis de competición este ultimo año y que tengo que pasar por momentos difíciles. Asumo el reto y la dificultad que ello conlleva. He ganado dos partidos en tres sets que para mi es algo positivo. La evolución ha sido buena ayer en los dos últimos sets y hoy en el partido en general. He pasado por momentos difíciles ante un jugador de alto nivel y que estaba jugando bien, y he sido capaz de avanzar. Estoy en el camino, se cual es el proceso, se que las cosas no llegan de un día a otro y hay que trabajar cada día con la ilusión de que las cosas van a ir a mejor y si lo consigo hacer en este mes que es cuando voy a competir más, cosa que no hacía desde hace tiempo, obtendré el nivel de confianza que necesito.”

Su próximo rival

“Norrie es un jugador completo que gana muchos partidos. Tiene muy buena actitud en pista, es muy ganador. Tiene gran credibilidad en si mismo. Es un jugador que no me va a regalar nada y si quiero ganar tendré que jugar a un gran nivel. Soy consciente de ello y espero estar listo para hacerlo. Va a ser un partido que me va a exigir, pero es lo que hay. Cada partido es un test importante y mañana es otra oportunidad de competir bien ante un rival difícil. Estamos en cuartos de final del torneo de casa y es una oportunidad de avanzar y voy a hacer lo posible porque así sea.”

Continue Reading

Tendencias